Granada CF

«Mi etapa en el Granada me sirvió sobre todo para aprender mucho»

Álvaro García trata de controlar el balón./ANTONIO VÁZQUEZ
Álvaro García trata de controlar el balón. / ANTONIO VÁZQUEZ

Álvaro García recuerda con agrado su paso por el equipo rojiblanco, al que también pertenecieron en su día Barral, Nico Hidalgo y Brian Oliván

Julio Piñero
JULIO PIÑEROGranada

En el Cádiz ha disminuido la presencia de jugadores con pasado en el Granada, pero aún así esta temporada vuelve a haber un grupo que ya mantuvo una vinculación con la entidad rojiblanca en años anteriores y que en algunos casos tienen un peso importante en el actual segundo clasificado en Segunda. En el equipo gaditano están ahora Álvaro García, David Barral, Nico Hidalgo y Brian Oliván, además de Jon Ander Garrido, que nunca llegó a jugar en el conjunto granadino, pero sí firmó a su nombre.

El que más destaca con pasado rojiblanco es Álvaro García. Fichado en el verano de 2013 tras despuntar en el San Fernando para jugar en el Granada B, no tardó en participar con el primer equipo. Lucas Alcaraz le hizo debutar en la primera jornada de la temporada 2013/14 ante el Osasuna. Sustituyó a Dani Benítez para disputar los últimos doce minutos de ese encuentro que acabó con victoria para los rojiblancos. Volvió a contar con participación ante el Celta, fue titular frente al Betis y después jugó ante el Valencia.

El extremo sevillano, jugador determinante en el Cádiz, se va a medir por primera vez al Granada, lo que le va a traer «buenos recuerdos porque fue un equipo que apostó por mí en su momento y le guardo cariño por todo lo vivido allí». Pasado el tiempo considera que esa etapa le valió «para aprender mucho sobre todo, ya que era la primera vez que salía de casa, conocí a gente nueva y jugadores de otros países. Traté de adaptarme a todo».

El extremo sevillano cree que el paso de los años le ha permitido «coger más confianza»

En su día las críticas aparecieron para Lucas Alcaraz cuando le hizo debutar en Primera, al compartir el mismo representante con este jugador. Algunos aficionados le echaron en cara esa circunstancia y el hecho de que le diera esa oportunidad por encima de otros con mayor experiencia. En esos momentos Álvaro García apenas contaba con 20 años, aunque ya apuntaba buenas maneras, como dejó ver posteriormente en los partidos con el Granada B. Fue cedido en el verano de 2014 al Racing de Santander, un año después al Cádiz y hace año y medio la entidad rojiblanca procedió a dejarlo libre para pasar a ser propiedad del club amarillo.

«Debutar en Primera fue una experiencia inolvidable porque es el sueño de todo niño que empieza a jugar al fútbol y es algo que nunca podré olvidar. En esa época era muy joven y tenía mucho que aprender aún, estuve feliz por jugar y no pensé en mucho más», apuntó Álvaro García a este periódico. Piensa que el paso de los años le ha permitido «evolucionar y coger confianza, que en ese momento me faltaban cuando estuve allí». Considera que el Granada «tiene un buen equipo, con jugadores de mucha experiencia en Primera y Segunda, y seguro que va a pelear por el ascenso».

Decepción

El que más jugó en el Granada fue David Barral. Su etapa resultó decepcionante y se marchó con más pena que gloria. No llegó a marcar ningún gol durante las dos medias temporadas que estuvo. Llegó en enero de 2016 como un fichaje estrella, cuando aún estaban en la entidad rojiblanca Quique Pina y Juan Carlos Cordero. Acababa de desvincularse en el Al-Dhafra, club de los Emiratos Árabes Unidos. Su fichaje despertó expectación, al recordarse su buen rendimiento en equipos como el Sporting o el Levante, pero decepcionó por completo.

Llegó a disputar catorce partidos hasta el verano de 2016. Sumó 364 minutos para no hacer ningún gol. No consiguió afianzarse como titular con José González y hasta fue expulsado en un partido. El cambio en la propiedad del club no llegó a afectarle en un principio. Los nuevos gestores respetaron su contrato y se mantuvo en la plantilla. Con Paco Jémez tampoco se ganó la titularidad y con Lucas Alcaraz sucedió lo mismo. Su estancia en Granada se emborronó de forma considerable por el incidente que mantuvo con Isaac Cuenca, al que agredió tras una discusión en un almuerzo en la ciudad deportiva. Esa fue la puntilla que precipitó su posterior salida durante el mercado de invierno. Rescindió contrato para firmar por el Apoel chipriota.

También formó parte del Granada Nico Hidalgo. El futbolista motrileño permaneció durante cuatro temporadas en el Granada B, en el que llegó a despuntar. De la mano de Joaquín Caparrós consiguió debutar en la Copa del Rey con el primer equipo a finales de 2014. Distinto fue en la competición liguera, donde no llegó a recibir oportunidades para jugar. Pasó a ser propiedad de la Juventus junto a Marcelo Djalo, aunque nunca llegó a jugar en el equipo italiano. Pina y Cordero lograron repescarlo para jugar en el Cádiz la pasada campaña.

No ha conseguido por el momento ser un jugador importante en el Cádiz. En este curso ha intervenido en once partidos, aunque solo en tres ocasiones como titular. Sí cuenta más en la Copa del Rey.

Por el Granada pasó igualmente Brian Oliván. Rindió a un gran nivel en la temporada 2015/16 con el filial rojiblanco. Aún así, no recibió oportunidades para debutar con el primer equipo, pese a que se ejercitó en algunas sesiones y se contempló la posibilidad de que fuera convocado para suplir algunas bajas. El club rojiblanco optó por cederlo hace año y medio al Cádiz con una opción de compra, que finalmente se ejecutó el pasado verano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos