La resaca

Espíritu de remontada

Espíritu de remontada
Alfredo Aguilar

Este Granada intenta tomar el ejemplo del de Fabri en algunos aspectos, como en la capacidad de reacción en casa ante un resultado adverso

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELASGRANADA

1. El fútbol no es ajeno a la popularidad de las redes sociales y se hace habitual que, tras cada victoria, los jugadores suban fotos de la celebración en el vestuario a sus cuentas personales. En el Granada también lo han hecho costumbre cuando gana y la instantánea del viernes llamó la atención por masiva. Aparecían titulares, suplentes y los no convocados. Todos en comunión, unidos, sin fisuras, después de un triunfo merecido, aunque durante tres inquietantes minutos amenazara el empate. Un grupo compacto, que mira de cara a los partidos. Que sufre despistes pero que conserva la fe. Un espíritu clave para conseguir el gran objetivo. Que recuerda al pasado glorioso.

2. Del anterior curso en Segunda división, el que concluyó con el ascenso por vía de la promoción, se suele tener un recuerdo dulcificado. La temporada acabó en fiesta y el equipo se solía imponer en Los Cármenes (la rémora estaba a domicilio), aunque los acontecimientos no siempre se resolvían con solvencia. Hubo marcadores cortos en aquella temporada. Puntos que atesoraron en los últimos minutos, en giros del destino a los que no se confiere la importancia debida pero que en el global acaban siendo claves. En este deporte no todo responde a la lógica.

3. Aquel Granada de Fabri obtuvo su primer éxito a domicilio en Salamanca, con un 1-2, remontando, con doblete de Geijo. La última diana llegó en el minuto 88, fruto de la insistencia. Algo así ocurrió en la jornada 14, ante el Córdoba de Lucas Alcaraz, precisamente. Oriol Riera había adelantado a los de la Mezquita pero Orellana, en el minuto 89, firmó las tablas y evitó la derrota. El estadio del Zaidín solo lo conquistaron dos conjuntos aquella campaña. El Valladolid, en la jornada 3, con la escuadra todavía de acoplamiento; y el Salamanca, en la 27, en un accidente que recordó al reciente con el Sevilla Atlético. Los castellanoleoneses descendieron.

4. Sin duda, el emblema de las reacciones fue otro derbi andaluz, ante el Recreativo de Huelva, en la fecha 21. Un penalti y expulsión de Roberto, decisión injusta del árbitro, permitió marcar a los onubenses. El Granada conservó la esperanza y apretó los dientes. Mezcló la calidad, demostrada por Orellana en el maravilloso 1-1, con la furia inusitada, la que se condensó en el capitán Diego Mainz. Voló en un córner en el minuto 88 y desató la algarabía en la grada. Hasta una valla cedió ante el ímpetu de la hinchada.

5. De aquel encuentro mítico quedó una postal fantástica. La celebración de Mainz, corriendo hacia una esquina, con sus compañeros persiguiéndole, felices. Fabri buscó la imagen y la colgó, a gran tamaño, dentro de la caseta, para sugestionar el mismo espíritu cuando llegó el ‘play off’. Oltra tiene ahora la de Pedro como elección para insuflar el ánimo y elevar el compañerismo, con mensajes que calan. La eterna lucha, recordada en sala de prensa.

6. Hubo otros encuentros con magia en los tramos finales de aquel año. Anotó Abel Gómez en Valladolid en ese lapso, en un emocionante 2-3; Collantes actuó como revulsivo frente al Numancia, para confirmar un 2-0; con el Tenerife cayó un tanto en propia meta de David Prieto en el 76, para cerrar el 2-1, dándole la vuelta al inicial 0-1 de los chicharreros; y por último ante el Huesca, en otro 2-0 que se solidificó entre el minuto 79, obra de Ighalo, y el 90, de Carlos Calvo, ambos saliendo del banquillo. Solo acaeció una frustración en Liga así. El Elche perdía 3-2 y acabó equilibrando el asunto en la jornada 41. Un chasco compensado en la eliminatoria crucial en el estadio Martínez Valero.

7. No parece casual que al Granada se le fueran tantos encuentros en los minutos definitivos en el ejercicio pasado, en Primera división, igual que ahora le ha pasado al contrario. Puede ser el azar pero también contribuye poseer una mentalidad firme sujetada por lo colectivo, sin que se bajen los brazos con facilidad. Otra cosa es que cunda cierta relajación a veces. Esto si es algo que tiene que analizar Oltra.

8. La victoria dejó algunos deberes para la plantilla. Ha de mejorar la vigilancia a balón parado. Todo empezó ante el Sevilla Atlético, a pesar de que Joselu había marcado antes el 1-1 en un córner de Pedro. Fede San Emeterio burló la marca de Chico Flores y fraguó el 2-1. Ante el Rayo, la jornada pasada, el 1-0 nació en la esquina. Kunde rechazó la puesta en largo de Embarba, que recogió la pelota. Manaj solo le aguantó. Embarba conectó con Dorado, que recortó a Joselu y ajustó el tiro desde fuera del área. El Almería contó con la pericia del Alcaraz en su tiro directo. En la falta lateral, Mandi empujó lo justo a Kunde y Germán fue a achicar el espacio, sin despejar. Morcillo se encontró solo para resolver.

9. El Granada se erige en el segundo equipo más realizador de la categoría, con el triángulo que forman Joselu, Machís y Pedro acaparando la mayor parte de las dianas, pero le sigue costando mucho sellar su portería. De los 18 partidos disputados en Liga, solo en cinco ha dejado su arco inmaculado. Fue ante el Albacete, Lugo, Oviedo, Osasuna y Huesca, sirviendo dos de ellos, ante manchegos y navarros, para sacar un mero punto. Es cierto que llegaron tantos anecdóticos que apenas inquietaron, como el que consiguió Sergi Guardiola en el 3-1 ante el Córdoba o el de Tropi en el 4-1 con el Lorca, pero también hubo algún susto en este tercio, como en Soria cuando Guillermo recortó diferencias para el Numancia en el 88, un minuto antes de que Rey Manaj se estrenara y sembrara el 1-3.

10. El Rayo marcó en el 88. El Almería, en el 90. A este respondió, porque en su feudo el Granada es otro. Está claro que si no falla en Los Cármenes es difícil que no alcance la fase para subir, pero el impulso directo está como forastero. En esto no se debe de parecer al Granada de Fabri. Ha de ser mejor.

Información relacionada

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos