GRANADA CF

El equipo todavía no ha encajado con Charlie Dean sobre el campo

Charlie Dean prolongó para asistir el gol de Joselu./C. GUISADO
Charlie Dean prolongó para asistir el gol de Joselu. / C. GUISADO

El inglés se descubre como el gran tapado de esta gira, hábil en la salida del balón y rudo en el uno contra uno. Fue quien asistió a Joselu en el primer gol del onubense

C. GUISADOWOLFHEZE

El Granada aterrizó en el aeropuerto de Ámsterdam con sólo once sesiones de trabajo previas en su Ciudad Deportiva y diecisiete hombres recién llegados al vestuario. Con estas, José Luis Oltra ha tratado de construir durante estos días en Holanda un sistema de forma balanceada, es decir, incidiendo con el mismo ritmo en trabajos de ataque como en defensa, a fin de que el grupo no se vea descompensado.

Parecía que durante los dos primeros test en forma de partidos amistosos, los de arriba cogían ventaja sobre sus compañeros de zaga. Se descubrió al comienzo un Granada goleador y con una solvente capacidad de reacción, pero que encajaba pocos minutos después de celebrar las anotaciones en el área rival.

En Almere, la defensa no conseguía ponerse de acuerdo para tapar las frugales acometidas de un City de Segunda y timorato que hizo dos dianas gemelas, llegando desde el carril central y con margen de nueve minutos de diferencia. En Groninga pasó prácticamente igual, con los delanteros rivales recibiendo cómodamente balones llovidos entre los zagueros.

El que parecía un defensor con poca experiencia se descubre como un mariscal solvente Charlie Dean l'Anson | Central del Granada

Decía Oltra tras estos dos primeros encuentros que no iba a volverse loco y el discurso de la prudencia no le falló al valenciano. Si en el arranque de la gira los aplausos eran para hombres de ataque, los vítores se los llevaron los futbolistas de brega en el ecuador, después de hacer un encuentro formidable frente al Heracles, equipo con el que sólo encajaron un tanto anotado de penalti.

A partir de aquí la defensa comenzó a demostrarse al mismo nivel que el resto del equipo. A unos carrileros bien conectados con el ataque, se les unían Saunier, Menosse, Germán y Dean. Los cuatro se encuentran a buen nivel pero, sin duda, el gran tapado de esta gira está siendo el más joven de ellos.

Charlie Dean se ha desempeñado durante esta pretemporada en ambos lados de la centralidad y ya ha formado pareja con sus tres compañeros: con Germán ante Almere, Saunier con el Groningen, con Menosse frente al Heracles y repitió con Germán ante el Genclerbirligi. Lo más destacable es que con el inglés en el campo, el Granada no ha recibido un solo gol.

Sin errores

El que parecía un defensor tosco y aguerrido, con poca experiencia en la categoría a sus 24 años, se está descubriendo como un mariscal de solvencia a la hora de sacar el balón jugado y con muy pocos errores apuntados en la lista del entrenador. No sólo eso, Charlie Dean sabe hacer valer su corpulencia física en el ataque.

De una prolongación suya con la cabeza nacía el primer gol ante el Heracles. A los pocos minutos del arranque, el central se posicionó a la altura del punto de penalti, buscando el primer palo. Saltó a por el balón que colgaba Pedro Sánchez por cuarta vez consecutiva al área desde el córner para peinarlo atrás y dejárselo franco a Joselu para que se estrenara como goleador. El cerrojo, se había convertido también en asistente.

Conoce perfectamente el idioma. Inició su carrera profesional en España en el filial del Elche, promocionando al primer equipo. Desde entonces ha pasado por Alcorcón, Oviedo y ha jugado en el Valencia Mestalla, desde donde lo reclamó el Granada. En la plantilla se encuentra totalmente integrado, durante los entremanientos reparte bromas con sus compañeros y es un futbolista muy activo en redes sociales. Su foto de perfil en Twitter la comparte con Germán, con quien se demuestra muy a gusto sobre el campo, aunque de igual modo que con el resto de compañeros debido a su carácter afable y extrovertido.

Genclerbirligi

Ayer, frente al Genclerbirligi turco jugó durante los primeros setenta minutos del encuentro. El inglés se demostró seguro y combativo por momentos, quejándose de la dureza innecesaria del rival en algunos lances del encuentro. Supo sumarse al ataque en las acciones a balón parado, con empeño de terminar la jugada. La más clara, un remate a medias con Hongla y Germán, que fue varias veces repelido por la defensa. Notable alto para un jugador con una progresión clara durante esta gira.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos