Granada CF

Entrenador nuevo, errores viejos

Entrenador nuevo, errores viejos
LALIGA

El Granada cae derrotado a domicilio ante un Lorca que llevaba cuatro meses sin saborear una victoria

Antonio Navarro
ANTONIO NAVARROGRANADA

Si en política el lenguaje corporal es casi tan importante como el discurso en sí mismo, en fútbol hay muchas veces en las que también resulta igual de importante que lo expuesto sobre un terreno de juego. Dos matices ayudan a entender la magnitud del desastre que el Granada protagonizó este domingo en tierras murcianas: los brazos levantados de los defensas y centrocampistas rojiblancos cada vez que llegaban al centro del campo y no veían clara ninguna opción de pase y los brazos levantados, en señal de desaprobación, de los aficionados rojiblancos cuando sus jugadores se arrimaron a ellos para agradecerles su apoyo en el bochorno futbolístico que fue el partido del equipo granadino en el estadio de un equipo que empezó el encuentro como colista y lo acabó como penúltimo clasificado.

El Granada se ha convertido en un experto en resucitar muertos. Un buen samaritano de la categoría de plata, que ya ha ayudado a levantarse a Nástic, Sevilla Atlético y Lorca y que parece dirigirse a la cruz del no ascenso por méritos propios. A pesar de que Oltra ya fue despedido y Pedro Morilla ocupa su lugar, el equipo rojiblanco patina fuera de casa, echa mucho (muchísimo) de menos a Machís en ataque y sonroja cuando se trata de defender acciones a balón parado.

3 Lorca

Dorronsoro; Fede Vega, Pomares, Fran Cruz, Antonio López, Carlos Peña; Gomelt, Javi Muñoz, Alberto Noguera (Aly Mallé, m.77), Dani Ojeda (Tropi, m. 86); y Manu Apeh (Asier Villalibre, m. 65).

2 Granada

Javi Varas; Quini, Germán, Chico Flores, Álex Martínez; Montoro, Kunde (Sergio Peña, m. 64), Pedro Sánchez (Salvador Agra, m. 78), Puertas, Espinosa (Rey Manaj, m. 72); y Joselu.

Goles
1-0. m. 43: Dani Ojeda; 1-1, m.59: Pedro Sánchez; 2-1, m.76: Antonio López; 2-2, m.80: Montoro; 3-2, m.85: Fran Cruz.
Árbitro
Ais Reig (comité valenciano). Amonestó al local Antonio López (79') y al visitante Espinosa (63').
Incidencias
Partido de liga disputado en el estadio Francisco Artés Carrasco ante 3842 espectadores (cifra oficial).

Estuvo el Lorca a un palmo de adelantarse en el marcador cuando, a los seis minutos de arrancar el partido, Fran Cruz mandó al poste un balón que cazó sin nadie que lo marcara tras un saque de esquina. El Granada respondió teniendo más posesión y con tímidos acercamientos de Kunde y de Pedro, pero la maquinaria rojiblanca era evidente que estaba muy lejos de funcionar a su mejor nivel. Sin chispa por dentro ni por fuera, Apeh y Carlos Pomares rozaron el uno a cero antes de que Dani Ojeda lo subiera al marcador a dos minutos del descanso, al rematar a placer un balón peinado por Apeh tras un intento de chut anterior por parte de Gomelt (1-0).

Quiso el Granada aprovecharse de las debilidades del Lorca de Fabri en la reanudación y las incursiones de Álex Martínez por banda izquierda fueron constantes, ayudando el lateral rojiblanco de esta manera a crear ocasiones de gol. Montoro falló la primera clara junto al punto de penalti (m.57) y Pedro aprovechó la segunda dos minutos más tarde a pase de Espinosa, que se había apoyado en el citado Álex Martínez para entrar por banda y poner un excelente pase de gol al mediocampista alicantino.

Podía parecer que el Granada había hecho lo más difícil, igualar, pero con los errores que comete atrás el equipo antes dirigido por Oltra y ahora por Pedro Morilla es muy complicado, por no decir imposible, ilusionar a su hinchada con retornar de manera directa a la Primera División. Antonio López se anticipó a la defensa rojiblanca para marcar el 2-1 tras un saque de esquina desde la derecha (m.76) y, aunque Montoro igualó el marcador con un poco de fortuna, Fran Cruz recogió un balón muerto en el área tras otra acción a balón parado, se hizo un hueco ante la presión de Chico Flores y marcó el 3-2 definitivo. De Sergio Peña y Rey Manaj, que entraron en los instantes finales en lugar de Kunde y Espinosa respectivamente, poco se supo. Los más de 500 aficionados granadinos desplazados a Lorca no pudieron ocultar su enfado a la conclusión del partido. Y es que mientras unos equipos pican el billete para entrar en el vagón de la pelea por el ascenso, el Granada no es capaz de moverse ante el enorme peso que carga en cada una de sus maletas: la de la Machispendencia y la de la anarquía defensiva.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos