Granada CF

«Si empezamos a ganar, a los demás se les meterá el miedo en el cuerpo»

Darwin Machís se dispone a golpear un balón tras el entrenamiento del Granada en su ciudad deportiva. /Alfredo Aguilar
Darwin Machís se dispone a golpear un balón tras el entrenamiento del Granada en su ciudad deportiva. / Alfredo Aguilar

Entrevista a Darwin Machís, extremo del Granada | Cumplida su sanción de cuatro partidos, el venezolano muestra su total compromiso para conseguir las victorias necesarias y llevar al Granada a Primera, aunque sea a través del 'play off'

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELASGRANADA

El veloz pie derecho de Machís ha sido letal para los rivales del Granada. Su frente resultó nefasta para los intereses del propio equipo en Oviedo. El cabezazo que le propinó a Viti en aquel partido, una estupidez fatal que reconoce, le ha supuesto cuatro partidos de sanción que han afectado a citas en las que los rojiblancos le han echado mucho de menos. Tras hacer autocrítica, se ha entrenado como un animal para llegar al domingo en condiciones óptimas. Ante la Cultural quiere empezar a subsanar los daños colaterales de su expulsión. Iniciar la reconquista del desafío que se marcó este verano al regresar a la tierra de su pareja y su hija. Devolver a Granada a la Primera división.

-Imagino que estaría ya desquiciado de no jugar.

-Sí. Al final de estos errores se tiene que aprender. Han sido cuatro semanas muy largas, de ver a mis compañeros trabajando, en la situación que estamos, y no poder estar ahí para ayudar. Ha sido complicado, pero me concentré en estar fuerte para llegar a este momento de la vuelta en la mejor forma posible. Ahora que nos estamos jugando mucho es cuando quiero estar en el campo y demostrar a mis compañeros y a la afición que estoy ahí para ayudar y ser un jugador fundamental.

-Se ha entrenado tan duro que incluso tuvo que cortar el ritmo la semana pasada porque estaba a punto de lesionarse.

-Había tenido una semana de carga muy intensa porque no paraba ni en los fines de semana. Tuve que parar para normalizar una zona en la que empecé a sentir dolor. Ahora me encuentro mejor, listo para darle caña y llegar bien al fin de semana.

-Siempre dijo que tenía una espina clavada por aquel gol con el Leganés que contribuyó al descenso del Granada. Por lo que usted siente por este club y esta ciudad, ¿sigue creyendo en el ascenso que le dé esa tranquilidad?

-Sí, claro que pienso en el ascenso. Hemos tenido malos resultados y entendemos que la afición esté molesta. Los futbolistas somos los primeros a los que nos jode esto. Pero le pido a la gente que a esta altura no se desilusione, que nos apoye hasta el final, porque este es el tramo más importante, en el que más necesitamos su apoyo. No vale ir al estadio a pitarnos, a que lo pasemos mal, porque al final este objetivo es de todos y tenemos que apretar juntos. Lo demás lo haremos nosotros, dando lo mejor que llevamos dentro para que ellos disfruten.

«A mí me gusta tener la pelota. Puede salirme bien o mal pero lo importante es pedirla y no esconderse»

-¿Eso se nota en el campo, si la grada apoya o critica, o se aíslan de ello?

-Esto se transmite, claro que sí. No tenemos nada que reprochar a la afición porque cuando han podido viajar, han ido. Nosotros somos muy agradecidos. Les hemos hecho disfrutar pocas veces, como en Córdoba. En Sevilla el partido se complicó pero la gente estuvo ahí hasta el final, apoyándonos. Entendemos que a veces hacemos las cosas mal, como todos los equipos. Pero ahora necesitamos el máximo apoyo. Con ello daremos ese empujón para conseguir el ascenso.

-¿Sabe que el equipo sólo ha ganado un partido de los nueve que se ha perdido? Fue el del Numancia, con el nuevo entrenador.

-Sí, lo sé. Veo mucho lo de la 'Machisdependencia'... A mí me hace sonreír. A veces da la casualidad de que ocurre así, que estoy y ganamos o que no estoy y perdemos. Espero que siga siendo así pero porque yo no falte (risas). Hago mi día a día e intento aportar lo que en el equipo no abunda, que es mi rapidez, aunque ahora hemos mejorado con Agra y Hjulsager en ir al espacio también. Me he convertido en un jugador más maduro y determinante, que quiere ayudar al equipo. Espero dar mi mejor versión el domingo para que nos metamos de nuevo en la pelea.

-¿No le quema esa presión de ser el futbolista dominante, al que le van a echar el balón cuando a los demás les queme?

-A mí me gusta la presión, no me perjudica. Lo que sí me puede llegar a molestar es que tengamos muchas ocasiones y no las metamos. Llegar hasta el último minuto, como ha pasado a veces, y que no metamos ninguna, como pasó ante el Nástic, con el penalti que fallé. Estas cosas sí te bloquean, pero a mí sí me gusta tener la pelota y ese protagonismo. Puede salirme unas veces bien y otras mal, pero lo importante es pedirla y no esconderse. Demostrar que uno está ahí. Que volvamos a ser ese Granada fuerte y contundente. Estamos en ello.

-¿Cómo ha sido la adaptación al nuevo míster, que hasta ahora no ha disfrutado de usted?

-Me pide lo mismo que todos los entrenadores que he tenido. Que encare en el uno contra uno, que corra al espacio y que las que tenga, que me las juegue. No tengo que pensar mucho. Cuando me dan el balón tengo que hacer daño al rival y ayudar a los compañeros defensivamente. Hay que liquidar los partidos lo más rápido posible.

«Que encare en el uno contra uno, que corra al espacio y que las que tenga, que me las juegue»

-¿Mira el calendario o le preocupa sólo el domingo?

-Me preocupa cero. Si me pongo a ver eso, en la posición que estamos, te empiezas a rayar. Que si gana uno, que si pierde el otro... La terminas viendo y se te queda en la cabeza. Esto depende de nosotros. Si empezamos a ganar, a los demás se les meterá el miedo en el cuerpo. Saben que tenemos una muy buena plantilla y si agarramos nuestro nivel, volveremos a ser un equipo temible.

-Aparte de usted, creo que a su lado va a estar otro compañero, que ya está recuperado también, que se llama Adrián Ramos. ¿Qué puede aportar?

-Adrián, como saben, tuvo un comienzo de temporada dudoso, por si se iba o no. Se tomó la decisión de que se quedara y ahora está muy concentrado porque él también quiere ascender, es parte de esto. Nosotros estamos esperando que ahora nos dé lo que sabemos que tiene. Tiene mucha experiencia y es de alto nivel. Las lesiones le han tenido apartado muchas jornadas. Ahora está entrenando bien y veremos a ese Adrián que nos dará grandes goles.

-¿Qué le pasa a su amigo Sergio Peña, que parece despistado con lo de ir al Mundial?

-No sé, en realidad no le pregunto mucho sobre estas cosas. Comentamos entre nosotros el día a día. Que la cosa no va bien y que hay que entrenar fuerte. Todos se lo han dicho y él lo sabe. Sergio tiene que demostrar que es un futbolista importante para tener opciones de ir al Mundial. Si él está en su nivel nos va a ayudar porque tiene mucha calidad. Si tiene la oportunidad de jugar, lo hará bien y contribuirá a ganar.

-¿El lateral derecho de la Cultural Leonesa tendrá pesadillas con usted?

-Intento que los rivales que vienen a Los Cármenes sufran porque ellos también nos hacen correr. Mi manera de jugar me mentaliza para ir a por ellos. Pondré todo de mi parte para que se vayan reventados de aquí, que no me puedan ganar ninguna.

«Le pido a la gente que no se desilusione, que nos apoye hasta el final, es el tramo más importante»

-El Granada quiere hacer un esfuerzo por usted en caso de subir a Primera división. ¿Piensa en el futuro?

-Si me pongo a pensar en eso, empiezan los rumores. Se escuchan muchas cosas, pero yo estoy concentrado en lo que queda. Pienso que es muy bonito aunque logremos el objetivo por la vía larga, que es el 'play off'. Lo importante es cumplirlo. Los partidos no se ganan porque somos el Granada. Se ganan luchándolos. A Osasuna también le ha pasado lo mismo, no se vence con la camiseta. Ya se ha demostrado que esta categoría es muy difícil y tenemos siete finales que, si las ganamos, vamos a estar ahí. Si disputamos la promoción tenemos que estar mentalizados de que es un reto bonito y hay que conseguirlo.

-¿Se ve en junio paseando por esta, su ciudad, acompañado de su hija, granadina, y con un ascenso bajo el brazo?

-Espero que sí, lo pienso mucho. Muchas veces estoy en la casa, sobre el sofá, y pienso en ello, en que yo tengo que ascender con el Granada. Tenemos que hacerlo. Hay una buena plantilla y vamos a estar metidos seguro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos