Granada CF

Un ejército de antiguos aliados convertidos ahora en enemigos

Brian Oliván (Cádiz). :: FranciS
Brian Oliván (Cádiz). :: FranciS

El Granada se reencontrará en Segunda, por ahora, con 24 futbolistas que un día pelearon por la causa rojiblanca horizontal

Antonio Navarro
ANTONIO NAVARRO

Echando un vistazo al pasado han sido muchos los protagonistas que, de una manera u otra, han contribuido a que el Granada haya abandonado las cloacas del fútbol español y viva un estado de relativa felicidad -que hay que renovar cada año- en el que la máxima ilusión es volver cuanto antes y con las mayores garantías a la principal categoría del fútbol nacional.

Para alcanzar esta meta el equipo de José Luis Oltra tendrá que ser mejor que la gran mayoría de los 21 rivales con los que se encontrará en LaLiga 123, una categoría llena de trampas en la que no hay ningún rival fácil y en la que conviven multitud de jugadores que un día vistieron la camiseta del Granada.

Aunque no solo sobre el césped habitan los enemigos que no hace tanto eran aliados del granadinismo. En las oficinas del Cádiz, el equipo con más ex rojiblancos de toda la categoría, conviven Quique Pina y Juan Carlos Cordero, que en su día fueron dos de los máximos responsables de que el Granada pasara de vivir en el tercer escalón del fútbol nacional a hacerlo en la Primera división en calidad de presidente en el caso de Pina y de director deportivo, en el del Cordero. Sobre el verde toda una legión de antiguos futbolistas del Granada o del filial que no llegaron a triunfar en su día con la casaca rojiblanca horizontal: el lateral Brian Oliván (traspasado este mismo verano), el mediocampista Eddy Silvestre (posible baja antes de que se cierre el mercado), los extremos Álvaro García y Nico Hidalgo así como el delantero David Barral, que empezó la pasada campaña como jugador del Granada y la acabó jugando en el chipriota Apoel de Nicosia.

El Cádiz es el equipo de Segunda con más jugadores exrojiblancos en sus filas: cinco

Sin necesidad de salir de Andalucía, el Córdoba también tiene un trío de ex rojiblancos en sus filas: Jaime Romero -que entre lesiones y pobres actuaciones pasó con más pena que gloria por el club entre 2011 y 2013- y los delanteros Jona Mejía y Sergi Guardiola, que no llegaron a debutar de manera oficial con el primer equipo. En la vecina Almería conviven y pelean por el mismo puesto los defensores Antonio Marín (granadino y ex del filial) y Pervis Estupiñán, que ha llegado al conjunto de Luis Miguel Ramis como jugador cedido por el Watford y que ya sabe lo que es marcar al Granada, pues lo hizo en el último partido de la pretemporada.

Muy cerca de la comunidad andaluza jugará un ex rojiblanco que es granadino de adopción y que fue partícipe del último ascenso a Primera del Granada: Abel Gómez, ahora en el Lorca CF. Otro granadino con pasado rojiblanco y que se ha asentado en el fútbol profesional es el bastetano Carlos Ruiz, que en su día jugó con el Granada en 2ºB (2007-09) y la pasada temporada peleó por subir a Primera división con el CD Tenerife, equipo al que pertenece desde el año 2013.

En el Sporting, rival del Granada en la pelea por el ascenso, volverá a jugar Babin y también lo hará Álex Bergantiños

Repartidos por el norte de la península ibérica hay muchos ex rojiblancos que pasaron por el Granada con desigual suerte. Babin dejó un grato recuerdo por su compromiso y sus goles en partidos importantes (2014-16). Este año repite como jugador del Real Sporting, en el que coincidirá con Álex Bergantiños, centrocampista que no tuvo mucho protagonismo durante su estancia en el club nazarí (2010-11). El otro recién descendido desde Primera, el Atlético Osasuna, ha incorporado este verano a Aridane, defensa que llegó al Granada en 2015 pero nunca llegó a tener la oportunidad de demostrar su valía como rojiblanco. Fue prestado al Cádiz en la 2015/16, rescindió contrato al verano siguiente y volvió a jugar en el conjunto cadista, que es quién lo ha terminado traspasando al club rojillo por 1,5 millones de euros.

En el Nástic de Tarragona continúan una temporada más el guardameta macedonio Stole Dimitrievski y el delantero nigeriano Ikechukwu Uche. El primero jugó varias temporadas con el 'B' y llegó a debutar con el primer equipo en 2014, aunque después estuvo a la sombra de Roberto y Oier durante toda la temporada. Por su parte, Uche ayudó al Granada a mantenerse en la temporada de su regreso a la élite (2011/12), un año complejo en el que el nigeriano jugó muchos partidos pegado a banda, a pesar de que había sido fichado para ser uno de los 'nueves' del equipo.

Dejaron huella

También repiten en el norte de España otros dos futbolistas que dejaron huella siendo titulares indiscutibles en el último ascenso a Primera y jugando en la élite con el equipo rojiblanco: el guardameta Roberto Fernández (Lugo) y el defensa Íñigo López (Huesca).

En Castilla y León jugará esta temporada Sulayman (Real Valladolid), en Cataluña lo hará Edgar Badía (Reus) y en la Comunidad de Madrid dos veteranos de la liga española defenderán un año más los intereses del Rayo Vallecano: el guardameta Toño -en el Granada durante el curso 2012/13- y el extremo guineano Lass Bangoura (en el Granada durante el curso 2014/15).

Fotos

Vídeos