Granada CF | Crónica

La dulce rutina de ganar sufriendo

La dulce rutina de ganar sufriendo
ALFREDO AGUILAR

El Granada vence al Valladolid y se arrima a la zona de ascenso directo gracias a otro sufrido triunfo cimentado en un gol de Machis y en la solidez defensiva mostradadurante la segunda parte

ANTONIO NAVARRO

Se ha convertido en rutina pero bendita rutina, pensarán los aficionados del Granada. El equipo rojiblanco suma seis victorias consecutivas como local, que se dice pronto, y merodea la zona alta de la tabla, aunque el triunfo logrado en la noche del viernes ante el Real Valladolid no estuvo exento de suspense. El sufrimiento acompañó a la parroquia rojiblanca hasta el final de un encuentro en el que el equipo pucelano terminó encerrando a los rojiblancos en la segunda parte, pero en el que una vez más la seriedad y el acierto en el área propia acabó siendo fundamental para amarrar los tres puntos en juego.

1 GRANADA CF

Javi Varas; Víctor Díaz, Chico Flores, Germán, Álex Martínez; Montoro (Baena, m.35), Kunde, Pedro (Salvador, m.65), Machís; Joselu y Adrián Ramos (Alberto Martín, m.81).

0 Real VAlladolid

Masip; Antoñito, Deivid (Olivas, m.11), Calero, Moyano; Luismi, Anuar, Hervías (Ontiveros, m.59), Gianniotas; Óscar Plano; y Jaime Mata.

Árbitro:
Gorostegui Fernández (colegio vasco). Amonestó a los locales Machís, Montoro, Germán, Salvador y Baena así como a los visitantes Luismi, Gianniotas y Calero.
Goles:
1-0, m.27: Machís
Incidencias:
Partido de liga disputado en el estadio Nuevo Los Cármenes ante 9072 espectadores (cifra oficial).

El duelo comenzó con un Granada más dominador, que movía el balón con facilidad como hace habitualmente, pero al que le costaba terminar la jugadas ante la portería de Masip. Volaron los minutos sin que ninguno de los dos equipos crease ocasiones de gol y en la primera clara del partido Machís mandó el balón al fondo de las mallas al aprovechar, en el corazón del área y casi sin oposición, un buen servicio de Víctor Díaz desde la banda derecha. El balón pegó en el poste antes de traspasar la línea, pero estaba destinado a entrar en la meta pucelana por primera y última vez en otra gélida noche vivida en el estadio Los Cármenes.

El Granada se animó con el tanto y Joselu pudo aumentar distancias en una de las pocas ocasiones en las que se entendió bien con Adrián Ramos, pero el disparo cruzado del atacante onubense se marchó desviado por poco. No termina de ser letal esta pareja de atacantes, a pesar de que su esfuerzo sobre el verde es indiscutible.

La segunda mitad comenzó con un serio aviso de lo que iba a suceder durante esos cuarenta y cinco minutos. El Valladolid salió más vivo y Óscar Plano remató alto un peligroso centro desde la izquierda (m.46). El equipo blanquivioleta controló el juego, fue el dueño de la posesión durante toda la segunda mitad y poco a poco fue encerrando a un Granada que intentaba defender con uñas y dientes el resultado y, a poder ser, sentenciar a la contra, aunque no estuvo especialmente acertado en los metros finales. El malagueño Ontiveros, pretendido por el Granada en el mercado invernal, metió el susto en el cuerpo de los más de nueve mil valientes que se dieron cita en el coliseo del Zaidín con un disparo cruzado que se marchó relamiendo el poste de la portería defendida por Javi Varas (m.71). Los últimos minutos fueron de tensión absoluta. Ambos equipos se jugaban mucho y nadie podía despistarse ante el miedo de perder puntos en el caso del Granada o de ser sentenciado, en el del Valladolid. La grada apretó y se convirtió una vez más en el jugador número doce de un Granada en el que la línea defensiva volvió a ofrecer una buena actuación y terminó por conseguir su propósito: dejar la portería a cero. El próximo reto para los granadinos tampoco será fácil, pero volverá a ser muy importante: ganar a domicilio en el derbi que le enfrentará en El Arcángel al Córdoba CF.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos