GRANADA CF

El duelo más repetido de la temporada

Hernán Menosse se anticipa en un salto a Oliver Buff. /JAVIER BELVER
Hernán Menosse se anticipa en un salto a Oliver Buff. / JAVIER BELVER

Pedro Sánchez es el único 'ex' de los maños en las filas rojiblancas, al que les hizo un gol de falta en La Romareda. El Granada se enfrenta por tercera vez al Real Zaragoza, con el que empató en Liga y cayó eliminado en la Copa del Rey

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELAS

Cuando acabe el campeonato regular, sólo habrá un equipo que se haya enfrentado en tres ocasiones al Granada durante la temporada. Es el Real Zaragoza, pues además de los dos compromisos obligados en Liga, con el próximo este viernes, también se midió a los blanquillos en la Copa del Rey. El balance no depara ningún triunfo. Los rojiblancos obtuvieron un punto en su primera visita del curso a La Romareda pero fueron ajusticiados con dureza en el torneo del KO, cediendo por un claro 3-0.

Lo cierto es que aquel Zaragoza asustaba y hacía intuir que, tras cinco campañas anclado en Segunda división, este podía ser el año del resurgir del conjunto maño, aupado por un fútbol de posesión, fluido y atacante, coronado por un joven goleador que impresionaba por sus condiciones, el gallego Borja Iglesias. Ambos equipos se midieron en la jornada dos y aunque la cita acabó con un 1-1, la superioridad local se acusó durante gran parte del encuentro.

Lo curioso de aquel partido es que los goles llegaron a balón parado. Pedro Sánchez, el único 'ex' de la escuadra aragonesa en las filas nazaríes, se lució en un lanzamiento directo de falta, en el que estuvo muy astuto. Se abalanzó a disparar y su golpeo mandó el balón a ras de hierba, superando a la barrera por debajo tras su salto. Tanto de pillo que celebró, con dedicatoria a su mujer por entonces embarazada, pese a haber vestido aquella camiseta durante dos campañas.

Los blanquillos tienen remotas esperanzas de que le retiren la quinta amarilla a Borja Iglesias

Era un Granada aún por cocinar, que no tenía tanto el balón como en la actualidad y que quedó sometido al vendaval de los dirigidos por Natxo González. El asunto se recrudeció con la injusta expulsión a Raúl Baena en la segunda parte, por doble amarilla. En medio del asedio, en un balón colgado al área, Germán Sánchez hizo penalti a Borja Iglesias y el futbolista cedido por el Celta estrenó su casillero realizador.

El sorteo de la Copa del Rey había deparado un regreso a la ciudad de la basílica del Pilar en apenas diez días. La ronda dos de la competición aguardaba a unos rojiblancos que sacaron a la segunda unidad en el compromiso. Nueve cambios con respecto al último partido en Liga ante el Barça B, repitiendo Charlie Dean y Puertas, que habían actuado con el filial por la lesión de Germán y el viaje con su selección de Machís.

El Zaragoza, mucho más reconocible y con nueve de los hombres que actuaron en el torneo de la regularidad, arrambló con los nazaríes, pese a que el gobierno no se plasmó en el marcador hasta el acto definitivo, con un cuestionable penalti de Quini sobre Toquero que transformó Borja Iglesias, todo un especialista. Dimitió el Granada y se crecieron los locales, que agrandaron la herida con las dianas de Benito y Pombo. Fue un recital para los maños pero acabó teniendo sus consecuencias negativas para ellos.

De vuelta a la Segunda división, cayeron en casa ante el Alcorcón y luego en Lugo. Siguieron muy entonados en Copa y llegaron a pasar una ronda más, precisamente ante los lucenses, hasta que se toparon con el brioso Valencia de Marcelino. Mientras tanto, el Zaragoza iba derramando puntos en LaLiga 1|2|3, con algunas derrotas sangrantes, como la ocurrida ante el Huesca en el derbi aragonés (3-1). El equipo se impuso en El Molinón a principios de diciembre pero encauzó otra racha sin victorias que se alteró el fin de semana pasado ante el Tenerife. Un duelo en el que, según los medios de allí, el Zaragoza recuperó sus credenciales del comienzo de temporada, con un sistema 4-4-2 en rombo que potenció las virtudes de sus centrocampistas, algunos de ellos florecidos en sus categorías inferiores.

Los maños sueñan ahora con remontar, aunque están a nueve puntos de los puestos de fase de ascenso. El problema se le agrava sin Borja Iglesias, su mejor artillero, que vio la quinta amarilla este pasado sábado y no jugará en Los Cármenes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos