Granada CF

Un duelo de equipos equilibrados

Raúl de Tomás./
Raúl de Tomás.

Granada y Rayo son dos equipos eminentemente ofensivos pero presentan buenos datos también en defensa | El sábado se enfrentan el segundo y el cuarto más goleador de la categoría en un duelo entre rivales directos por el ascenso

Camilo Álvarez
CAMILO ÁLVAREZGranada

En una categoría en la que más de la mitad de los equipos que la conforman aspiran al ascenso directo o, al menos, a entrar en los puestos de 'play off' de ascenso, pensar en un duelo entre rivales directos es lo habitual cada jornada. Pero en el caso del Rayo-Granada del próximo sábado es una obviedad, pues ambos están en línea ascendente y a punto de alcanzar su nivel máximo. El Granada acabó la jornada tercero, tras vencer al líder (Huesca), del que le separan ahora solo dos puntos. El Rayo empató en Tenerife (2-2) y se queda cerrando el grupo de equipos que jugarían la liguilla de ascenso (sexto).

Se espera un buen partido, teniendo en cuenta que son dos conjuntos sólidos a los que les ha costado encontrar su mejor nivel pero que ahora navegan con velocidad de crucero. También así lo dicen los números. Porque son ambos equipos ofensivos y goleadores. Los de José Luis Oltra, de hecho escalan hasta la segunda posición en la lista de goleadores (26), sólo por detrás del Valladolid (29). El equipo madrileño tampoco anda mal situado en esta clasificación, cuarto con 23 tantos anotados hasta la fecha.

Viendo las estadísticas globales se entiende que los granadinistas se encuentren entre los clubes más anotadores de la categoría. También son segundos en la lista de conjunto que más remates realizan, un total de 163, lo que se traduce un más de diez por partido (10,18). De ellos 70 han ido a puerta, algo menos de la mitad. El Rayo igualmente aparece entre los primeros rematadores (161) de los que 69 han ido entre los tres palos. De ello tienen buena culpa sus delanteras, de las más potentes y efectivas de la Liga 1|2|3. Entre Machís (6), Pedro (5) y Joselu (8) se reparten la responsabilidad goleadora del Granada. Por ahora los 19 goles que han anotado entre los tres demuestran que están cumpliendo a la perfección su labor.

En el Rayo Vallecano tampoco tienen malos peloteros arriba. El extremo Embarba suma cuatro goles, el mediapunta -aunque a veces ha actuado de 'nueve'- Óscar Trejo se sitúa como 'pichichi' rayista con siete y el ariete Raúl de Tomás lleva cinco. A ellos se suma el central Diego Aguirre (3) como invitado sorpresa en esta complicada tarea de marcar goles. Números que demuestran que en el Estadio de Vallecas se debería ver buen espectáculo y goles, aunque ya se sabe que cada partido es una historia.

La asignatura pendiente de los dos estaba siendo la parcela defensiva, algo que le ha acompañado al entrenador valenciano a lo largo de su carrera. Al Granada le condenaron los errores atrás en las primeras jornadas. Fallos individuales y de un sistema de presión que no estaba ajustado y que permitieron que los goles encajados se dispararan al principio.

Centrales de nivel

El paso de las jornadas y la irrupción de dos centrales de mucho nivel como Matthieu Saunier y Chico Flores -lesionado para las dos próximas semanas- han ayudado a que el equipo se asiente en todas sus líneas. De hecho, en los partidos clave ante rivales de entidad, como este último ante el Huesca (primer clasificado), la defensa fue la mejor línea. También en El Sadar o ante el Lugo, con contrincantes peligrosos, mostró su cara más férrea.

Eso ha hecho que el conjunto de Oltra haya ido escalando puestos en la clasificados de equipos con menos goles encajados. Ya se sitúa séptimo, tras lograr dejar su portería a cero en cinco de los dieciséis partidos. En total, ha recibido 16 goles, lo que significa que reduce su media a uno por encuentro. El Rayo anda en esta parcela en mitad de tabla, aunque sólo ha encajado dos goles más que su rival del próximo sábado (18). En lo que ambos sí destacan por encima de casi todos los equipos de Segunda es en la recuperación de balones. De hecho, el equipo madrileño es el segundo que más veces lo ha hecho, mientras que el Granada se sitúa cuarto en esta estadística específica.

Con todos estos alicientes, queda claro que en Vallecas se vivirá un duelo entre iguales. Dos equipos a los que le costaba defender con eficiencia y lo han conseguido con el trabajo semanal. A los que les gusta ir hacia adelante y que cuentan con suficientes armas ofensivas para decantar la balanza. Que en el centro del campo saben morder, pues cuentan con futbolistas que saben recuperar el balón con eficacia. El factor ambiental se decanta del lado local, pero el Granada está acostumbrado a competir en escenarios difíciles. Ya lo ha hecho en estadios como El Sadar sin que se resienta lo más mínimo su rendimiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos