Granada CF

La dirección no tomará medidas hasta que el desenlace se aclare

Wang y Salvador. /EFE
Wang y Salvador. / EFE

De momento, Antonio Cordón sigue operando para la empresa de Jiang pese a la tentativa del Sevilla, y Manolo Salvador participa en ciertos planes para el próximo curso

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELASGRANADA

La dirección del Granada no tomará grandes medidas de cara al futuro hasta que el desenlace del equipo se aclare esta temporada. La filosofía es «seguir luchando» mientras quede alguna esperanza de acceder a la fase de ascenso a Primera. La crisis de resultados seguramente obliga a los rojiblancos a un pleno de triunfos en los cuatro partidos que restan para albergar alguna esperanza. Si esta queda disipada, algo que prácticamente sería matemático si cae en Almería, la cúpula empezará a aclarar la situación de algunos de sus hombres fuertes, paso básico para empezar a planificar lo que venga.

Hay dos figuras en esta parcela cuya función tendrá que ser revisada pronto. Una con notorio poder y responsabilidad aunque bastante desconocida para el gran público, Antonio Cordón, y otra que sí ha salido a la palestra y lanzó el proyecto inicial afrontando algunos de los polémicos virajes, Manolo Salvador.

De momento ambos siguen con sus funciones ajenos a cualquier especulación. La de Cordón le relaciona con la dirección deportiva del Sevilla desde hace un par de semanas. Con Salvador se conjetura en los mentideros con una salida a pesar de tener dos años más de contrato. Ellos se mantienen al margen y al parecer incluso trabajan en algunos planes para el mañana, más allá del desconocimiento sobre la próxima categoría del club.

Cordón sigue desempeñando su labor como estratega de las estructuras de los equipos del grupo Hope, que lidera el presidente John Jiang junto a su socio David Belenguer. Pero a Cordón lo cortejan desde el Sevilla. La prensa de allí ha alertado de que el valenciano habría tentado ya al entrenador Manuel Pellegrini para conocer su disposición. Cordón parece al margen de tales conjeturas, al menos de momento.

Su papel ha sido muy influyente en el Granada desde que se anunció su contratación en octubre por la empresa de Jiang, no por el equipo, con un contrato blindado. La Cope de Sevilla lo elevó a tres millones de euros, aunque al parecer no serían cantidades netas sino brutas. Se barrunta que hasta tiene cláusula de rescisión. Ya ejercía un poco antes, pues fue capital para el fichaje de Chico Flores a finales de septiembre. Fue clave en el mercado de invierno para dar su aprobación a las llegadas y en la postura de destituir a José Luis Oltra. Cuando Salvador habló de que era una decisión «consensuada» obviamente hacía referencia a que contaba con el refrendo de Cordón entre otros, promoviéndose la designación de Pedro Morilla. La llegada de Miguel Ángel Portugal, de hecho, se ha terminado de concretar estando Salvador en el extranjero, en un viaje a Sudamérica para ver fútbol. Fue el motivo de su ausencia en la presentación.

Cordón coordina los clubes de Hope; además del nazarí, está el Parma italiano, el Chongqing Lifan chino y el Tondela portugués. El equipo luso ha obtenido la permanencia en Primera aun faltando un partido. Tras pasar unas jornadas en Granada, algo habitual –tiene despacho en la ciudad deportiva y se aloja en una vivienda en Pinos Genil–, partió ayer hacia Madrid, sede del grupo, antes de dirigirse a Italia. El domingo estará en Almería.

El Parma –club refundado tras la desaparición del original–, es el 'satélite' que también preside Jiang y del que compró el 60% de acciones el año pasado. Está cumpliendo sus expectativas y se encuentra cuarto clasificado en la Serie B, una posición que le daría acceso al 'play off'.

Las eliminatorias allí tienen un formato singular, en el que pueden participar hasta seis equipos mientras estén a menos de catorce puntos del tercero en la tabla. En las dos jornadas que restan se aclarará todo, pero la oportunidad ya la tiene asegurada. Jiang tiene allí como persona de confianza al exfutbolista Hernán Crespo, que militó en el viejo Parma y ejerce de vicepresidente. El Chongqing Lifan, por su parte, está décimo, en una competición de 16 conjuntos, tras nueve citas. Es el club que se relacionó con Iniesta, fichaje que al final no ha prosperado. Cuenta con el respaldo del grupo DDMC, accionista de Desports, la agencia de márketing de Jiang.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos