Granada CF

Una diligencia de la Guardia Civil alertó del presunto uso de las taquillas en la etapa de Pina para amaños de partidos

Imagen del partido entre el Granada y el Real Madrid en la temporada 2014-2015, una de las taquillas puestas en entredicho./ALFREDO AGUILAR
Imagen del partido entre el Granada y el Real Madrid en la temporada 2014-2015, una de las taquillas puestas en entredicho. / ALFREDO AGUILAR

El empresario Omar Zeidan entregó en julio de 2016 a la Guardia Civil un documento de cinco folios que ha servido para armar la investigación de la operación Líbero

QUICO CHIRINO / YENALIA HUERTAS / RAFAEL LAMELASGranada

Omar Zeidan quería entrar en el mundo del fútbol porque –como intuía– mueve mucha pasta. A través de un amigo común llegó en el verano de 2014 hasta Quique Pina, a quien comentó la idea que le rondaba por la cabeza: comprar el histórico Hércules. El entonces presidente del Granada CF le aconsejó invertir mejor en un equipo de Primera División –el suyo, por ejemplo– y se ofreció para enseñarle cómo funciona el «negocio del fútbol». A cambio, Omar le ilustraría sobre las apuestas. Fue el comienzo de lo que el propio Omar ha definido como una «relación gitana».

Relacionado

Los lazos se estrecharon cuando, un buen día, en la concentración del equipo en la Manga del Mar Menor, Pina le puso una «prueba para ganarse su confianza». Tenía que prestarse de ‘puente’ para, supuestamente, recibir 300.000 euros del Granada en concepto de subvención y después devolverlos para que Quique comprase –a través de la sociedad que administra su hermana– su yate ‘Duende’, atracado en Puerto Banús.

Tras aquel ‘sacrificio’, Manuel Vizcaíno –presidente del Cádiz– dijo a Omar, siempre según su relato: «Ya eres uno de los nuestros, has hecho como cuando un gitano manda a otro matar a un tercero, te lo han pedido, has ido y lo has matado». Pero aquella relación se rompió, precisamente, por cuestiones de dinero. Pina pidió que le custodiara un millón de euros durante un año y medio y –dice Omar– sufrió un robo.

El partido con el Real Madrid

El 1 de marzo de 2016, Zeidan se presentó en una comisaría de la Policía Nacional y denunció las presuntas irregularidades cometidas por Quique Pina y Gino Pozzo en la anterior etapa del Granada, previa a la llegada de Jiang Lizhang.

El 26 de julio de ese mismo año, prestó declaración en la comandancia de Madrid de la Guardia Civil por su presunta vinculación con la operación ordenada por el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata contra el banco privado Bandenia. Y Omar ‘cantó’. Entre otras cosas, denunció que, supuestamente, Quique Pina usaba el dinero en efectivo de las taquillas para el «amaño de partidos». Se refirió, por ejemplo, a las entradas del partido entre el Granada y Real Madrid de la temporada 2014-2015, cuya recaudación se destinó, presuntamente, a saldar cantidades pendientes con el jugador Hassan Yebda. Aquel movimiento suscitó una auditoría por parte del Consejo Superior de Deportes: «Pina exige a Omar –recoge la diligencia de la Guardia Civil– que le consiga 500.000 euros en efectivo para justificar la taquilla de 432.000 que no fue ingresada en su momento. Ante su negativa, consiguió solventar el problema mediante un préstamo que le hizo un exjugador de fútbol».

Aquella comparecencia ante la Guardia Civil de julio de 2016 dio pie a la operación Líbero. Omar Zeidan entregó a los agentes un documento que ha servido de guía para las pesquisas. Los investigadores han dado verosimilitud a la mayoría de las afirmaciones y han conseguido identificar las conexiones que se apuntaban.

Las claves de Omar

Son apenas cinco folios. Omar identifica a 15 personas claves en el presunto entramado financiero. Alerta de las tres sociedades supuestamente utilizadas para cobrar comisiones y ocultar un patrimonio millonario, con inmuebles, coches de lujo y un barco. Apunta hacia los posibles testaferros y sostiene que Pina ingresó abultadas comisiones por la venta de jugadores como Murillo o Brahimi.

La columna vertebral de la operación Líbero está en las declaraciones de Omar Zeidan. Suyo es uno de los párrafos más repetidos a lo largo del sumario y que los investigadores prácticamente han asumido como propio. «Los tres clubes –el Udinese, el Watford y el anterior Granada– formaron un triángulo mercantil perfectamente estructurado, cuyos rendimientos económicos generados en la venta de jugadores se distrae de las respectivas haciendas nacionales y van a parar a un holding en Luxemburgo llamado Fifteen Securitisation, conexionado a su vez con otros dos holdings en el mismo paraíso fiscal», recoge un informe de la UDEF.

Relacionado

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos