Oficial

El Granada hace oficial el fichaje de Diego Martínez

El Granada hace oficial el fichaje de Diego Martínez

El técnico gallego firma por una temporada

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELAS

El Granada CF ha hecho oficial la contratación de Diego Martínez como entrenador del equipo, algo que se daba por hecho desde hace varios días tras el preacuerdo alcanzado por ambas partes.

El preparador vigués ha estado acompañado de los tres colaboradores con los que trabajó en Osasuna: su segundo Juan Cervián (que fue futbolista nazarí en las temporadas 1999-2000 y 2000-2001), el preparador físico Pepe Conde y el analista de vídeos Álvaro García, que trabajó para el Granada hasta la temporada pasada en la misma función. Con estos tres ayudantes no está el acuerdo cerrado todavía.

La historia de Martínez en Granada empieza cuando vestía de corto y actuaba en el Imperio, hasta que le sobrevino una lesión de rodilla. Ya entonces hizo sus primeros pinitos en el cadete de este equipo. Después acompañó a uno de sus mentores, Óscar Cano, cuando este fichó por el Arenas de Armilla. Cano se fue el curso siguiente por el Baza y se llevó como mano derecha a José Alfonso Morcillo –del que Martínez será compañero ahora–. Cano recomendó al entonces presidente del Arenas, José Manuel Molina Maza –hoy presidente de la delegación granadina de la RFAF– que su joven discípulo era buena alternativa.

El tiempo le dio la razón y de este Tercera división dio el salto al Motril, en el que estuvo entre 2007 y 2009. Entonces irrumpió en su vida Monchi, director deportivo del Sevilla, para cambiársela. Se lo llevó con él, en principio para encargarle el departamento de metodología, afinando las mejora individual de jugadores de la cantera hispalense. De ahí pasó al juvenil de División de Honor, al que hizo campeón de España, y luego al Sevilla C, en Tercera. Evolucionó luego como asistente de la casa en los cuerpos técnicos de Marcelino García Toral, Míchel y Unai Emery. Exprimiendo esta formación, cogió al Sevilla Atlético. Logró la salvación en 2015 en Segunda B, lo llevó a Segunda en 2016 y lo mantuvo en 2017.

Este bagaje le concedió una oportunidad en Osasuna el año pasado, recién descendido. Con el tercer mejor tope salarial, tras el Barça B y el Granada, no ha conseguido el objetivo marcado por la entidad navarra, aunque llegó con opciones de entrar en la fase de ascenso hasta la última jornada. El desenlace ha sido su cese, a pesar de firmar por dos campañas. Aunque la dirección calificó su salida de «dolorosa», el presidente achacó que a su equipo le faltó conexión con la grada. Aprender de este fracaso y mejorar sus números son los retos que se le plantean a este gallego que volverá a su segunda casa, aunque nunca estuviera en el Granada.

Óscar Cano, el que fuera entrenador del Granada entre 2008 y 2009, lo describe como un preparador bastante versátil, quizás porque ha bebido de distintas fuentes, sabiéndose adaptar a las circunstancias de cada club en el que ha estado. «Sus equipos destacan por la solidez defensiva, por el orden y la protección de los espacios. Se suelen mover bien en bloque y prima lo colectivo sobre lo individual», abunda Cano, para entrar en alguna especificación. «En el Sevilla Atlético tenía unos futbolistas de enorme calidad, como Ivi, Carlos Fernández, Marc Gual o Borja Lasso (quien le ha acompañado en Osasuna durante la segunda vuelta). Gente de ataque que le permitía un tipo de fútbol. Pero en Osasuna se ha adaptado a otro registro, algo más vertical, cargando el área de jugadores que llegan desde atrás, haciendo un fútbol desde fuera hacia dentro. Era un estilo invasivo, con el que pisaban rápido la zona del contrario», desgrana.

Pese a que el conjunto navarro no cumplió su objetivo de meterse en la fase de ascenso y opositar a subir a Primera, Osasuna tuvo momentos de estar arriba. «Consigue que la gente trabaje, incluso algunos jugadores de corte anárquico. Imprime que sean solidarios», profundiza uno de sus maestros.

En el trato personal le describe como alguien «excepcional». Opina que tiene un carácter «serio» y que es de los que «no te fallan. Puede caer bien o mal, dependerá de cada cual, pero él es así, no tiene otra cara», apunta.

Rescisión en Osasuna

Martínez y su cuerpo técnico terminaron de rescindir sus contratos con Osasuna a lo largo de la mañana ayer, por el que les correspondía una indemnización por la mitad de la temporada siguiente que tenían como vinculación, al no conseguir llegar al 'play off'.

Luego se despidió de su anterior equipo con una emotiva carta de agradecimiento: «nuestros caminos se separan con la desazón de no haber tenido la oportunidad de vivir esta fantástica experiencia vital y profesional en este maravilloso club».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos