Filial

El delantero del equipo dispuesto a volar como un ave fénix

El delantero del equipo dispuesto a volar como un ave fénix
Casi

Casi lleva una vida normal y se fija en ‘nueves’ como Robert Lewandowski o Cavani tras lograr haber sobrevivido a un trágico incendio

Antonio Navarro
ANTONIO NAVARROGRANADA

La noche del 25 de noviembre de 2017 fue una de las más terribles para Granada en la última década y la más dura que le ha tocado vivir a José Ruiz Cutillas ‘Casi’ a sus 24 años de edad. Un trágico incendio, que acabó con la vida de una mujer de 73 años, devoró el piso en el que vivía en la calle San Juan de Letrán y le obligó a comenzar una nueva vida, después de haber logrado ganar el partido más importante de la temporada. El delantero recuerda ese episodio como «uno de los peores momentos que he vivido, por no decir el peor». Esa noche relata que «me levanté a las cinco y media de la mañana, tenía la sensación de que todo era un sueño pero estaba oliendo humo, vi que aquello era real y que se estaba quemando mi casa».

En ese momento explica que «salí a la ventana, que era lo primero que tenía en mente porque ir al balcón era imposible con tanto humo y vi que se estaban quemando los pisos de abajo». La pesadilla que estaba viviendo le obligó a tomar decisiones drásticas y por eso «tuve que saltar desde mi ventana hasta el balcón del tercer piso porque se estaba quemando la habitación y claro, me quemaba, así que salté una distancia de un metro y medio o así, me cogí con los brazos al tenderete del vecino y ahí pude llegar a su balcón y esperar a que vinieran los bomberos, la Policía y la Guardia Civil para sacarnos con una escalera gigante». Al exponer este triste episodio de su estancia en Granada lo define como «uno de los peores recuerdos de mi vida aunque ahora, con el paso de los meses, lo recuerdo con tranquilidad porque estoy bien, estoy vivo y lo más importante es eso: que sigo vivo. Desde ese día valoro mucho más todo lo que tengo».

Sobre el verde de la Ciudad Deportiva Casi se ha convertido en uno de los jugadores más utilizados por su técnico, Pedro Morilla, algo que puede deberse a que «me considero un delantero trabajador, potente y que intenta ayudar al equipo dentro del campo porque mi trabajo es meter goles, pero si mis compañeros los marcan también son igual de importantes».

Como futbolista desea «mejorar técnicamente» y sus habilidades a la hora de rematar de cabeza para parecerse a los tres atacantes que más admira: «Me gusta mucho Ibrahimovic, por su talla y porque tiene mucha calidad. También me gusta mucho Lewandowski por cómo define y Cavani por su garra, su trabajo y su carácter».

En cuanto al objetivo que desea alcanzar con el Granada B en lo que resta de temporada se muestra ambicioso y quiere «estar entre los seis primeros», aunque « estar entre los cuatro primeros sería aún mejor». Y confía en lograrlo porque «tenemos una buena plantilla».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos