Operación Líbero

La defensa de Pozzo presenta una consulta previa a la Agencia Tributaria sobre el ‘fondo’

La defensa de Pozzo presenta una consulta previa a la Agencia Tributaria sobre el ‘fondo’

LaLiga también ha aprobado este régimen de propiedad con los derechos económicos de los futbolistas

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELAS

Gino Pozzo ha puesto a su equipo de abogados a trabajar para explicar su modelo de negocio y despejar las dudas surgidas durante la operación Líbero, que le mantiene investigado por delitos contra la Hacienda Pública y blanqueo de capitales. Entre los argumentos presentados ante el juez De la Mata se encuentra como documento maestro una consulta vinculante a la Agencia Tributaria, fechada en 2012, en las que este estamento refrendaba la práctica empresarial que enviaba el dinero de muchos traspasos de futbolistas al fondo de inversión situado en Luxemburgo. También aportaron informes de LaLiga en la que se admitía este tipo de régimen con los derechos económicos de los jugadores, que no es exclusivo del Granada. Otros equipos trabajaron con fondos, como el Sevilla y el Valencia. En algunos casos, con mayor factor riesgo.

Los letrados, auditores y asesores de Pozzo preparan los diferentes informes técnicos con los que explicar la naturaleza de una actividad que les ha sorprendido que esté bajo sospecha. En su entorno se constata que ha sido práctica habitual en el fútbol hasta la prohibición de la FIFA en 2015, estamento que toleró la vigencia de los que estaban en curso. Se afanarán para demostrar que no existe el supuesto fraude investigado y que colaboraciones entre equipos hay otras en el mundo.

Pozzo intenta que su gente explique cómo ingresó en el Granada cuando se encontraba a un paso de la quiebra técnica, con una deuda acumulada que rondaba los diez millones de euros. El uso del fondo permitió la reconstrucción desde el momento que el club entró en concurso de acreedores, con la adquisición de jugadores que no suponían un gasto directo para las arcas nazaríes. Se compensaba la remuneración, compartida o no con el Udinese, que en el caso de traspaso dejaban el 5% más sus derechos de formación en el Granada. El resto iba al fondo.

El proceso judicial tendrá que verificar si en estas idas y venidas de futbolistas había desviaciones fiscales. Por ahora al italiano le analizarán todos los eslabones de un sistema lucrativo, que le dio la vida al Granada en su momento más crítico. Será un camino largo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos