Cúmulo de despidos en el reajuste del Granada

Carlos Díaz, exdirector de marketing, durante la presentación de la anterior campaña de abonos./G.M.
Carlos Díaz, exdirector de marketing, durante la presentación de la anterior campaña de abonos. / G.M.

Al director de marketing, Carlos Díaz, le requisan el teléfono, mientras Rufo Collado y todo su equipo de trabajo en el fútbol formativo causan baja Tumulto en las oficinas por las maneras empleadas durante las salidas de varios miembros

JULIO PIÑEROGRANADA

La jornada de ayer resultó movida en las oficinas del estadio de Los Cármenes. El reajuste de personal que se ha emprendido tras el descenso a Segunda trajo consigo una serie de despidos, que a algunos cogió por sorpresa. Las formas fueron desproporcionadas en determinados casos. Al director de marketing le requisaron incluso el teléfono en el que guardaba información personal y hasta revisaron los maleteros de algún empleado. Los afectados fueron desalojados de la instalación y un guardia de seguridad les impidió el paso. Hay 'caza de brujas' en la que se insinúa hasta espionaje del entorno de Pina.

La reestructuración interna en el club conllevó varias destituciones. Recibió la carta de despido Carlos Díaz, hasta ahora director de marketing. Le requirieron el teléfono de empresa, sin permitirle hacer una copia o borrar cuestiones propias. «En todo momento di facilidades y llegué a poner mi cargo a disposición antes. Aunque el móvil era del club, la tarjeta era privada. Solicité que se me devolviera para recuperar esa información y no lo quisieron hacer. Después de horas y negaciones, accedieron a darme la tarjeta pero sin los datos familiares y personales que albergaba el terminal», comentó a IDEAL. «Creo que se me trata injustamente. Nunca pensé que me ocurriría, tras mi trayectoria de 17 años con el deporte, con reconocimiento por haber estado ausente de escándalos», recalcó, tras un paso impecable por el CB Granada, el Málaga y el propio Granada.

Los ajustes para reducir empleados, que ya fueron anunciados por el director general, Antonio Fernández Monterrubio, desencadenan también otras marchas, como la de Imelda Calvo antes de ayer, que durante esta última etapa acompañó a Tony Adams como asistente en su labor. Otros de los damnificados fueron Pablo Martín, cuñado de Quique Pina, que ejercía como recepcionista en la oficina dedicada al fútbol base, y también José Cordero, hermano de Juan Carlos, que había estado actuando últimamente como coordinador de los recogepelotas en los partidos del 'B' y del juvenil.

El que se podría incorporar es Pedro González Segura, aunque desde su entorno se sigue negando de momento. El abogado podría regresar para asumir funciones en un área de desarrollo de negocio y probablemente absorbiendo marketing. Está avalado por los miembros de la Asociación de Veteranos y algunos sectores de aficionados. Llegó al club en tiempos de la gestora de Ignacio Cuerva, continuó con Pina pero luego se tuvo que marchar por los problemas de confianza con él.

La escabechina también afectó a la cantera. Causa baja Rufo Collado y todo su equipo. Su contrato expiraba al final de esta temporada y se le ofreció seguir bajo el mando de Luis Fradua, el nuevo director de fútbol formativo, aunque relegado a un segundo plano y con una peores condiciones económicas, por lo que declinó continuar. Desde el club apuntan a que colaboradores suyos han eliminado documentos antes de marcharse. Entre Collado y Monterrubio llegó a haber un enfrentamiento verbal.

Por lo que respecta a la campaña de abonos, será casi seguro el jueves cuando se presentará y se darán a conocer los precios que regirán. Es un tema que había llevado de forma directa Carlos Díaz, pero que ya le fue arrebatado hace unos días. Los precios de los carnés serán similares a los que se dieron durante la temporada 2010/11, cuando el equipo estuvo en Segunda, con descuentos más amplios por fidelidad.

Fotos

Vídeos