Granada CF

El crudo ejemplo económico del Rayo Vallecano

El crudo ejemplo económico del Rayo Vallecano

Hoy en ascenso directo, contó con el mayor tope salarial al bajar, como ahora el Granada, pero sufrió mucho

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELASGRANADA

El Rayo Vallecano se las prometía muy felices la temporada pasada. Acababa de descender pero gozaba del mejor tope salarial de Segunda división, con 13,2 millones de euros. Su presidente, Raúl Martín Presa, retuvo a algunos activos interesantes, como Trashorras, Javi Guerra o Embarba. Reforzó la plantilla y colocó a José Ramón Sandoval como entrenador, el técnico con el que lograron el anterior ascenso. Pronto aprendieron que la solvencia económica no es una garantía en la 'división de plata'.

Sandoval fue destituido en la jornada 16 tras conquistar sólo 15 puntos y tener al equipo a un punto del descenso. No le mejoró Rubén Baraja, actual preparador del Sporting, que llegó a los 28 puntos, a la misma mínima distancia del pozo. Lo arregló todo Miguel Ángel Sánchez 'Míchel', que fraguó la salvación del proyecto y capitanea el actual.

Hoy los vallecanos disfrutan de tiempos mejores. Su control de gasto máximo bajó de esos 13,3 a los actuales 8,295. Sería el quinto mejor entre los actuales clubes de la categoría, sacando a los filiales del listado –el Barça B computa como primero y el Sevilla Atlético como quinto, aunque están lejos de la cantidad asignada como techo–. El Rayo tiene ligeramente por delante al Tenerife (8,350) y más despegados a los tres que recibieron ayuda al descenso en el presente ejercicio: Granada (17,869), Osasuna (13,250) y Sporting (11,725).

Los madrileños se convierten en un crudo ejemplo para los nazaríes, si bien estos no han tenido que verse sumergidos en la pelea por la permanencia, lo cual habría sido atroz. Todavía tienen esperanza del salto a través de la promoción tal y como pasó en la campaña 10/11. Aquella vez el Rayo subió directamente, junto al Betis, y los rojiblancos superaron las eliminatorias, en su pugna con el Celta de Vigo y el Elche.

Vidas cruzadas: ascendieron juntos y se enfrentaron para salvarse en la élite

La vida del conjunto de la franja se ha cruzado con el equipo de la camiseta de rayas horizontales varias veces desde entonces. La primera, dramática, fue al final de la temporada 2011-2012, la del reestreno en la élite. Se midieron en la última jornada con ambos conjuntos en busca de la salvación en el estadio de Vallecas –estos habían ganado en Los Cármenes en su momento–. Se impusieron los locales con gran polémica en los últimos minutos, gracias a un gol de Raúl Tamudo desde posición de fuera de juego. La fortuna se alió con el Granada porque en otro campo, a varios kilómetros de allí, el Atlético de Madrid derrotaba por 0-1 al Villarreal, con tanto de Radamel Falcao, y empujaba al conjunto castellonense al precipicio.

La 12/13 se inició para los nazaríes en el mismo lugar y volvieron a encajar en las postrimerías, con un gol de falta materializado por Roberto Trashorras. Caerían por 2-0 en el estadio rojiblanco, al comienzo de la segunda vuelta.

Otro foco de tensión entre el conjunto barrial y el granadino surgió en el curso 13/14, con los entonces dirigidos por Lucas Alcaraz en claro declive, tras acabar en mitad de la tabla en el ecuador de la temporada. Los de Paco Jémez se impusieron por 0-3, en un choque condicionado por la expulsión de Yacine Brahimi por parte del colegiado valenciano Mateu Lahoz.

En la 15/16 firmaron su único empate de este ciclo en Los Cármenes (2-2), aunque el Rayo se había impuesto en su terreno. Puntuar no sirvió a los de Paco Jémez para sostenerse en Primera al final. El cordobés –aunque nacido en Las Palmas– cambiaría de banquillo y apareció en el del Granada el verano siguiente. El preludio de una combustión que supuso la caída también de los rojiblancos.

Son muchos los futbolistas y entrenadores que han pasado por ambos vestuarios. En la actualidad hay dos jugadores que actuaron ante los 'Bukaneros'. Son los casos del lateral derecho Quini y del centrocampista Raúl Baena. Habría que incluir al portugués Licá, pero este abandonó la escuadra rojiblanca en el pasado mercado de invierno.

17 jugadores y tres entrenadores han tenido pasado en común en ocho cursos

La lista se eleva a 17 efectivos en las últimas ocho temporadas. Por allí pasaron los defensas Diego Mainz e Iván Amaya antes de recalar en el Granada. También el extremo Juanjo Collantes, refuerzo de invierno en el curso de ascenso a Segunda. En esta división llegó el central Borja Gómez. En el segundo año en la élite aparecieron el pivote Iriney Santos y el lateral izquierdo Brayan Angulo. En el tercero sería el mediapunta Piti. En el cuarto, otro enganche, Rubén Rochina, y el banda derecha Lass. En el quinto no apareció nadie con este pasado y en el sexto llegaron dos de una tacada: el lateral derecho Tito y el delantero Alberto Bueno. El viaje hacia tierras madrileñas lo hicieron los exrojiblancos Fatau, Toño e Iturra. Ahí están los 17.

Entrenadores compartidos

Esta sintonía se evidencia en los banquillos a su vez. Está el caso de José Ramón Sandoval –con dos etapas con los rayistas– y el de Paco Jémez. Pero también se da la circunstancia de un exjugador de los vallecanos que ejerció de preparador en el Granada. Se trata de Abel Resino, que defendió la portería madrileña en sus últimos años en activo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos