Granada CF

«Creo que yo también habría conseguido el ascenso a Segunda»

Miguel Ángel Álvarez Tomé./B. CASTILLO
Miguel Ángel Álvarez Tomé. / B. CASTILLO

Miguel Ángel Álvarez Tomé, exentrenador del Granada | El leonés, que dirigió a los rojiblancos en 30 partidos del curso 08/09, estuvo cinco temporadas en la Cultural, próximo rival

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELASGranada

Miguel Ángel Álvarez Tomé (León, 25/11/1958) fue el primer entrenador de la etapa Pina-Pozzo en Granada, aunque su fichaje llegara de la mano de Ignacio Cuerva, por aquel entonces presidente de una gestora. Tomé fue cesado tras 30 partidos al mando, con el equipo segundo. Después llegó Fabri y el resto es historia, pero a su predecesor le corresponde su cuota de responsabilidad. El domingo estará en el Reino de León y advierte de lo que se encontrarán los rojiblancos.

-¿Cómo le va la vida?

-Llevo un mes en el CDF Peña León, de División de Honor juvenil, equipo en el que empecé a jugar desde infantiles y el primero que llegué a entrenar hace años. Es un grupo de amigos que están sufriendo mucho en la máxima categoría. Precisamente el pasado sábado perdimos 1-0 ante el Real Madrid. El año pasado estuve en la Ponferradina, en Segunda B, un club en el que ya había estado. Me mantengo en activo y con mucha ilusión.

-En los últimos años ha tenido algunos parones sin encontrar banquillo.

-He trabajado pero sobre todo a partir de enero en la mayoría de los equipos. De Granada me fui al Alavés. En segunda vuelta estuve en Burgos, Caudal de Mieres, Palencia y Ponferradina. Llevo algunas temporadas sin arrancar con un equipo.

-¿Qué recuerdos tiene de aquella etapa en el Granada?

-Extraordinarios. Por la ciudad, club afición... Por todo. Teníamos un gran equipo que acabó consiguiendo el objetivo y se ha mantenido en una de sus mejores etapas, subiendo a Primera división.

-¿Piensa que aquel ascenso a Segunda también le pertenece?

-Estuve 30 jornadas dirigiendo al Granada. El equipo estuvo entre el primer y el segundo puesto, aunque cuando me cesaron estábamos a cuatro puntos del Melilla, que teníamos que recibir dos jornadas más tarde. Creo que teníamos buen equipo y aporte mi granito de arena a que luego, con Fabri, el Granada consiguiera el ascenso, de lo cual me alegré como el que más.

-¿Dónde estuvo el problema?

-En casa éramos un equipo solvente pero fuera encaramos algunos encuentros con demasiada alegría, por sentirnos superiores en plantilla y juego. Una racha de derrotas a domicilio propició que Quique Pina y Juan Carlos Cordero decidieran cambiar la dinámica. No hay que decir que se equivocaron, porque lograron el objetivo. Yo creo que también lo habría conseguido si hubiera estado, pero los dirigentes tienen que tomar decisiones y hay que aceptarlo.

-¿En qué quedó su relación con Pina y Cordero?

-Muy bien. Conmigo tuvieron un gran trato. No fueron los que me llevaron al equipo, ya que esto lo hizo Ignacio Cuerva, pero tuve una relación exquisita con ellos. Sobre todo con Ignacio. Me alegro que ahora vuelva a estar en el club.

-¿Ha regresado a la ciudad desde entonces?

-Sí, estuve una vez, aunque el Granada jugaba fuera y no fui al campo ni a las oficinas.

-¿Aquella fue su gran oportunidad de llegar al fútbol profesional?

-Sí, esa fue una de las ocasiones más claras. He estado al borde del ascenso en varios equipos, con históricos y otros de menor potencial que el Granada. Tuve alguna opción de ejercer en Segunda, pero preferí en aquel momento entrenar cerca de casa por motivos familiares. En cualquier caso, estoy muy contento con la trayectoria que he llevado, aunque a todo el mundo le gustaría llegar a la máxima categoría.

-¿Cree que el fútbol ha sido injusto con usted?

-Sí. He estado rondando muchas veces el ascenso. Equipos en los que he estado y he vuelto a intentarlo, como en la propia Cultural, que he dirigido cinco temporadas sumando tres épocas distintas. O también el Zamora, la Ponferradina o el Alavés. Hay que hacer el trabajo de la mejor manera y que no te quede la espinita clavada de no haberlo dado todo.

-Ha dirigido a la Cultural Leonesa en tres etapas, aunque el equipo ha cambiado mucho.

-Sí. Venía de una época difícil en todos los aspectos. La empresa Aspire, de acuerdo con algunos gestores de León, ha formado una buena estructura. Está en uno de sus mejores momentos. Hacía 42 años que no volvía a Segunda.

-¿La entrada de capital catarí se está notando?

-Sí, en todos los aspectos. Y ha despertado a la afición leonesa. No tenemos mucha industria pero sí hay una parte que está volcada con el club.

-¿Qué nos puede decir del actual equipo? ¿Cuáles son tus fortalezas?

-Es un equipo atrevido, que quiere tener la pelota, que apuesta por la posesión y el juego asociativo. Empezó la temporada asumiendo demasiados riesgos pero con muy buenos resultados. Ahora ha variado un poco esa forma de jugar para encajar menos goles y se está defendiendo con buenos argumentos. Pienso que irá a más porque, como todos los recién ascendidos, necesita adaptarse.

-¿Qué ambiente se va a encontrar el Granada en el Reino de León?

-En años anteriores se había tocado la Tercera división incluso. Ahora hay una nueva masa social joven. Continúan los de siempre, los que no abandonaron en los años duros, y todo el mundo va con mucho cariño y respeto al campo. El Granada se va a encontrar con un buen estadio, una temperatura muy baja, con un gran ambiente de fútbol y un rival que querrá la pelota y dominar.

-¿Ha visto al Granada este año?

-Sí, por televisión. Empezó con alguna duda pero tiene una gran fortaleza y cuenta con un gran entrenador que conoce la categoría y que sabe a lo que juega. Destacaría el aspecto ofensivo, aunque han mejorado mucho atrás, pero arriba se han significado futbolistas como Pedro, Joselu o Machís, que está haciendo una gran campaña.

-¿Qué consejo le daría a José Luis Oltra?

-Es un profesional contrastado que sabrá perfectamente cómo conducir al Granada. El equipo ha estado unos años en Primera división y la presión será mucha por ello, pero seguro que sabrá vencerla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos