Granada CF

Credenciales

Credenciales
P. V. / GCF

Para que no hubiera lugar a la duda, el arranque del encuentro mostró las primeras ocasiones de los de Oltra, con un gran tiro de Pedro que sólo una magnífica intervención de Remiro evitó que terminase en la red

EDUARDO ZURITAGRANADA

Llegaba el Huesca a Granada como líder de Segunda, con una racha impresionante de resultados y de juego que anticipaban para los jugadores locales dificultades severas para sacar adelante el enfrentamiento. En plena fiesta oscense llegó el Granda y mandó parar, dominando de cabo a rabo el partido en sus tiempos, resultado y juego.

Para que no hubiera lugar a la duda, el arranque del encuentro mostró las primeras ocasiones de los de Oltra, con un gran tiro de Pedro que sólo una magnífica intervención de Remiro evitó que terminase en la red. Durante la primera media hora el Granada fue el equipo que más propuso en ataque, con penetraciones continuadas por bandas, fundamentalmente a través de la ocupada por Álex Martínez y Machís, con una colección de saques desde la esquina que no encontraron el buscado premio del gol.

El centro del campo del Granda se imponía al visitante, con Kunde muy activo y un Alberto Martín que redondeó una actuación impoluta en el corte y la anticipación durante el primer periodo, otorgando mucho equilibrio a un sistema defensivo que no presentó fisuras en todo el partido. Cuando Flores o Saunier acudían al remate de los lanzamientos de esquina y el Huesca trataba de organizar un contra-ataque, allí aparecía la figura del ex del Leganés para apagar cualquier fuego. Está yendo a más el jugador rojiblanco desde que suplió a Baena con la lesión de éste en Soria, y se está convirtiendo en un jugador que aporta, desde una labor sorda, estabilidad al juego del equipo. Las torpezas y desacoplamientos de sus primeras actuaciones están siendo suplidas por un trabajo abnegado y eficaz.

Otro tanto de bueno se puede decir de Kunde. A su demostración habitual de potencia unió ante el equipo aragonés buenas muestras de templanza en el pase y profundidad en las asistencias. Como en el primer gol, donde sirvió un gran balón al desmarque de Espinosa que éste, con su acreditada calidad, sirvió en bandeja para que el goleador Joselu abriera el marcador. Es Espinosa sin duda uno de los jugadores de mejor técnica de la plantilla y cuando interviene con acierto es señal inequívoca de peligro para el rival. Lástima que no tenga una mayor continuidad en su juego y que en algunos partidos se diluya en exceso, lo que nota mucho el equipo en su capacidad de creación.

El primer gol otorgaba justo premio a un mejor Granada, que halló poco más tarde la oportunidad de rematar definitivamente el partido mediante una fulgurante jugada de ataque culminada por Machís tras rematar a bocajarro un servicio cruzado de Pedro que no supo ser interceptado por la defensa del Huesca. La diferencia de los locales con el equipo líder fue muy ostensible en esta primera parte, donde los visitantes no lograron crear una sola ocasión de peligro, tanto cuando contaban con la participación de su goleador, el Cucho Hernández, como tras que éste abandonase el césped por lesión sustituido por Chimy. De la otra rutilante estrella del Huesca, Melero, tampoco había noticias que invitasen a la preocupación.

La segunda parte mostró a un Granada cauto, preocupado por conservar su ventaja y a la espera de apuntillar al rival en alguna jugada aislada. Aunque el Huesca se hizo poseedor del balón, siempre fueron los rojiblancos los que estuvieron más cerca del gol: Espinosa, tras una maravillosa finta al borde del área, obligó a Remiro a una gran parada para evitar el tercero en su contra; Joselu desperdició una oportunidad clarísima más tarde tras un pase a las espaldas de los centrales del Huesca otorgado por el portero Javi Varas; y Pedro, excesivamente individualista, no supo culminar una internada donde la defensa oscense se encontraba en inferioridad. Del equipo aragonés sólo puede anotarse un tiro de Ferreiro desde fuera del área que llevó a Varas a emplearse a fondo para desviar el esférico, y un remate con cierto peligro a lanzamiento de una falta. Escaso bagaje para un conjunto que llegaba como líder y fue superado totalmente por el Granada. Los de Rubí fueron incapaces de penetrar en un magnífico sistema de contención local, donde incluso tras la retirada de Flores, sustituido por un sobrio y efectivo Germán, no hubo fisuras.

Buena puesta en escena del Granada ante el líder presentando sus credenciales para seguir en la pomada de los aspirantes a ocupar los puestos de privilegio de la Segunda División. Las dos escuadras que anteceden a los rojiblancos actualmente en la clasificación, Huesca y Lugo, han caído con claridad en Los Cármenes, y ambas por el mismo tanteo favorable a los locales, dos a cero, si bien la superioridad mostrada ante el Huesca fue mayor que ante el Lugo, donde el partido se decidió definitivamente a favor de los granadinistas muy al final del mismo.

La victoria ante el Huesca hace entender que el traspiés ante los filiales del Sevilla en el anterior duelo en casa fue una anécdota en la trayectoria como local del Granada, que desde la victoria conseguida en Los Cármenes ante el Córdoba ha demostrado una gran firmeza en su campo, lo que se adivina trascendental para mantenerse en la disputa de las primeras posiciones. Pero junto a ello hay que destacar otras buenas noticias que se confirmaron en el enfrentamiento ante el Huesca: la pareja en el centro del campo de Martín y Kunde, considerados durante el primer tramo de liga como no titulares habituales, han completado actuaciones bastante convincentes en las dos últimas jornadas, destacando tanto en el esfuerzo por equilibrar el partido en León como sobre todo en la victoria ante el líder, donde se impusieron a sus oponentes con claridad. Que jugadores como Germán, Baena o Montoro, cuenten con competencia que hagan dudar a Oltra sobre su alineación no puede recibirse más que como una gran noticia. A esa competencia se deberían unir otros elementos del plantel, sobre todo en la zona delantera, donde los extremos Pedro y Machís y el punta Joselu no parecen por ahora tener a compañeros que les hagan sombra. Ojalá que la recuperación de algunos y sobre todo su mayor implicación pongan aún más difícil al entrenador rojiblanco decidir los que merecen ser de la partida en cada encuentro. La competición en Segunda es muy larga y todos pueden tener su oportunidad y protagonismo en la consecución del objetivo deseado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos