El club pretende operar sin director deportivo propio

El club pretende operar sin director deportivo propio

Antonio Cordón asumiría las atribuciones, a la espera de que se desbloquee la salida de Manolo Salvador

RAFAEL LAMELAS GRANADA

Manolo Salvador recibió ayer una feliz noticia. A primera hora de la mañana fue padre de un varón. Una alegría familiar que contrasta con su situación profesional. Su salida de la dirección deportiva del Granada sigue sin desbloquearse. El valenciano no aceptaría el escenario planteado, en el cual el grupo Hope absorbe todas sus atribuciones y le deja sin función determinada. El contrato que ata a la entidad con el ejecutivo ocasiona que estén obligados a alcanzar un acuerdo para resolver su vinculación, algo que todavía no ha cristalizado.

La política de Hope es que los equipos que gestionan tengan un mando único en la figura de Antonio Cordón y que en cada escuadra quede un equipo para el cierre de las operaciones, pero sin capacidad de decisión en los fichajes o de relación con el cuerpo técnico y la plantilla. Estas personas seguirían siendo el director general, Antonio Fernández Monterrubio, y el gerente deportivo, Fran Sánchez. Salvador no aparecería en esta foto.

La solución ha de llegar en las próximas horas o en escasos días, pues que no se haya solventado su marcha ha bloqueado una comparecencia que el Granada tenía fijada esta semana para hacer balance de la situación y anunciar algunos planes del nuevo proyecto. Este contacto, que será con un alto ejecutivo del club, se pospone para el comienzo de la semana que viene, cuando ya se espera que este frente con Manolo Salvador quede liquidado. El valenciano firmó por tres temporadas cuando Tony Adams estaba al cargo de estas decisiones, otorgando los poderes de actuación propios de un director deportivo. La aparición de Cordón desde octubre restringió su campo de maniobra y deparó una situación algo confusa, que tiene sus consecuencias ahora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos