Fútbol

Cinco momentos que cambiaron el destino del Granada

Cinco momentos que cambiaron el destino del Granada

El poderío que demostró el equipo en el primer tercio del campeonato acabó por desaparecer tras partidos como los disputados ante Sevilla Atlético, Lorca o Cultural Leonesa

Antonio Navarro
ANTONIO NAVARROGRANADA

La primera victoria del Granada durante la temporada 2017/18, conseguida en la sexta jornada ante el Córdoba, fue durante mucho tiempo un punto de inflexión entre el mal comienzo del equipo –poco coordinado tras un verano con la asombrosa incorporación de 18 fichajes– y la transición a mejor experimentada tras el citado enfrentamiento, que abrió un periodo prolífico en cuanto a buenos resultados, pasando los rojiblancos de la zona baja de la tabla a la cima de la clasificación. No obstante, a partir de la decimocuarta jornada de Liga asomaron a la puerta una serie de fantasmas que con el paso de los meses acabaron por convertir el primer intento del Granada de regresar a la élite en un fracaso absoluto.

Estos fueron los cinco momentos que pudieron cambiar para bien el destino del equipo granadino, pero que lo acabaron conduciendo a un callejón cuyo final ha sido una discreta décima posición en LaLiga 1|2|3.

Jornada 14

Sorprendente derrota ante el colista

Tras haber empatado en casa de un rival directo por el ascenso como Osasuna, el Granada consiguió alcanzar el liderato y la primera ocasión que tuvo para defenderlo fue en casa ante el colista: el Sevilla Atlético. Los de Oltra realmente se las prometían muy felices ante un filial sevillista cuyo entrenador, Tevenet, estaba en la cuerda floja después de acumular 13 jornadas sin ganar. No obstante, algo sucedió aquella mañana de domingo en el Nuevo Los Cármenes. El Granada sin Machís, que estaba citado con su selección para disputar un partido amistoso, se mostró un equipo mucho más débil de lo normal y el Sevilla Atlético supo buscarle las cosquillas con dos jugadas a balón parado y una buena labor defensiva. El resultado final (1-2) apartó al Granada del primer puesto, al que ya no volvería a regresar nunca más.

Jornada 31

Un fallo de Varas precipita los acontecimientos

Llegó el Granada al estadio Carlos Tartiere de Oviedo con la intención de olvidar que había perdido los dos partidos anteriores ante Lugo y Nástic y lo cierto es que durante los primeros 45 minutos del choque ante el cuadro carbayón el Granada recuperó las buenas sensaciones que por momentos había olvidado. Mandó en el juego y en el marcador hasta la última jugada antes del descanso. En ella Javi Varas fue a rescatar un balón que iba a marcharse a córner y sin querer terminó dejándolo en los pies de Forlín, que subió al marcador un inmerecido empate a uno antes del descanso. El tanto sentó como un jarro de agua fría a los rojiblancos, que se cortocircuitaron y encajaron el 2-1 nada más comenzar el segundo tiempo. Desde entonces los nervios hicieron mella en un equipo desesperado por empatar, pero que actuó más con el corazón que con la cabeza. Las ocasiones para igualar la contienda fueron pocas y en los últimos minutos Machís acabó expulsado (y sancionado 4 partidos) por darle un cabezazo a un rival. Era una dura derrota que acabó costándole la destitución a José Luis Oltra. Desde el club decidieron que era el momento de darle un giro a los acontecimientos y se colocó al frente del primer equipo al que hasta entonces era el técnico del filial: Pedro Morilla.

Jornada 33

El barco comienza a hundirse ante el Lorca de Fabri

El Granada había sumado tres importantes puntos ante el Numancia en el debut de Pedro Morilla como técnico del primer equipo y ahora los rojiblancos tenían una ocasión inmejorable para acelerar en busca de los dos primeros puestos al tener que enfrentarse en tierras murcianas a un equipo con pie y medio en Segunda B: el Lorca de Fabriciano González 'Fabri', que acumulaba 16 jornadas consecutivas sin ganar. Una mala primera parte de los granadinos sirvió para explicar que el encuentro se marchara al descanso con un sorprendente 1-0. No obstante, el gol de Dani Ojeda no fue lo peor que le sucedería al Granada aquella tarde. La defensa rojiblanca hizo aguas en las jugadas de estrategia y aquel partido finalizó con una dolorosa derrota (3-2) que enfadó muchísimo a la afición, que no podía comprender por qué sus jugadores habían completado un encuentro tan desastroso ante uno de los equipos más débiles de la categoría.

Jornada 36

Morilla queda sentenciado con dos goles inexplicables

Tras otro partido para olvidar en casa del Sevilla Atlético, el Granada se reencontraba ante su afición con un partido en casa frente a la Cultural Leonesa. Lo malo para los rojiblancos es que ya estaban tan lejos del ascenso directo que solo aspiraban a jugar la promoción. Lo bueno es que Darwin Machís regresaba al once tras haber cumplido sus cuatro partidos de sanción. El Granada de Morilla mostró su mejor cara y fue ganando 3-1 hasta el minuto 89. En ese momento Sergio Marcos acercó a los de Rubén De la Barrera en el marcador y el Granada, que jugaba con uno menos por una anterior expulsión de Víctor Díaz, entró en pánico. Moutinho estableció el 3-3 definitivo al rematar solo en el área un balón sin dueño en el minuto 91 de partido. Dos puntos volaron aquella noche en la que la afición pidió un cambio de rumbo inmediato. Al técnico rojiblanco solo le quedaba una bala en la recámara: o ganaba en casa del tercer clasificado, el Huesca, o sería destituido. Perdió.

Jornada 38

Todo o nada en el estreno

Miguel Ángel Portugal llegó al banquillo del Granada a falta de cinco jornadas para el final y en su primer partido le tocó «bailar con la más fea», según sus propias palabras. El Granada recibía en casa al Rayo Vallecano en lunes, sabiendo de antemano todos los resultados de la jornada. Sucedió que la parte alta se comprimió aun más de lo que ya estaba y los granadinos empezaron el partido en décima posición, a cinco puntos del sexto clasificado. O ganaban o prácticamente decían adiós a todas sus opciones de jugar fase de ascenso. Tras un primer tiempo equilibrado, el Rayo golpeó en los minutos iniciales de la reanudación con dos goles de Bebé y Trejo que dejaron al Granada KO. Los rojiblancos ya estaban sentenciados moral y deportivamente. El choque de la siguiente jornada ante el Almería fue un esperpento (derrota 2-0) y las opciones de jugar la promoción de ascenso pasaron a ser minúsculas. Demasiadas ocasiones desaprovechadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos