Granada CF

Chico hizo madurar a la defensa

Chico Flores despeja un balón de cabeza en el partido./LALIGA
Chico Flores despeja un balón de cabeza en el partido. / LALIGA

El zaguero gaditano ha consolidado los mecanismos de la retaguardia, cuajando junto a Saunier

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELASGranada

Con más de 965 000 seguidores en Twitter, a Chico Flores se le puede catalogar como un gran 'influencer' en redes sociales. Salpica sus alusiones deportivas de mensajes simpáticos, muchos de ellos con su bebé nacido en verano, e incluso traslada consejos culinarios en Instagram, fotografiando lo que suele comer, siempre menús interesantes de los que tomar ejemplo para llevar un dieta sana. Pero donde el gaditano ha plasmado decisivamente su influencia es en la defensa del Granada. Desde que es titular, el equipo no conoce la derrota y sólo ha encajado dos tantos. Uno, de penalti, en un empujón leve cometido por Montoro en Soria; y otro, ante el Lorca, en el golazo de Trompi desde fuera del área, en el rechace de un córner. El expediente quedó inmaculado ante el Real Oviedo y en El Sadar, donde Chico se aplicó en la contención y las pugnas, contundente en la mayoría de balones por las alturas.

Sorprendió a algunos el hecho de que el Granada incorporara a un zaguero fuera del calendario de fichajes. Flores estaba libre tras haber estado las últimas temporadas en Catar y deseaba volver a España, tras haber estrenado paternidad. Los rojiblancos tenían tres aspectos básicos para captarle: plazas libres en su plantilla, un proyecto llamativo con aspiración de ascenso y el dinero suficiente, dentro de su control financiero, para sufragar sus emolumentos. Los nazaríes unían la necesidad de mejorar atrás tras un arranque dubitativo en cuanto a su protección. La lesión de Germán Sánchez en la segunda jornada había puesto en el disparadero a las otras apuestas, que se fueron derritiendo. Aquel encuentro en Pucela ante el Valladolid, cerrado con una agria derrota, salpicó a Charlie Dean y Hernán Menosse. El inglés no actúa desde entonces. El uruguayo continuó junto al repescado Saunier, quien ya dio otro aire, pero su controvertida actuación en Tarragona le sacó de las quinielas. Sólo la baja del central francés en Los Pajaritos ocasionó su regreso al 'once', ya junto a Chico Flores. Este entró ante el Oviedo y ya lleva cuatro encuentros consecutivos disputados de cabo a rabo, sin sustituciones. Cada vez, a más.

Su entendimiento con Saunier es fabuloso. El galo se perfila por la izquierda y Chico, por la derecha. A ninguno le quema la pelota cuando han de buscar una vía de inicio. Evitan rifarla. Imperiales por alto, también tienen cintura para el 'mano a mano' y mantienen la concentración al máximo, lo que les permite corregir cualquier pequeño fallo en el que incurran.

Laterales inagotables

Su labor no sería posible sin el auxilio de los inagotable laterales. Tanto Víctor Díaz como Álex Martínez han disputado todos los minutos del campeonato pero no parecen acusar fatiga alguna. El lateral diestro apareció en un momento crucial ante el Osasuna, al borde del final, en un envío de Lillo desde la banda que se disponía a cabecear Xisco. El sevillano se cruzó en el instante decisivo. Álex quizás no es tan contundente en la recuperación pero agrega su brío para proyectarse en ataque. Ha mejorado en su entendimiento con Machís y esto le hace subir con mayor confianza.

Constituyen un bloque granítico, que a día de hoy sólo las lesiones o sanciones pueden mover. Quini se está reciclando como reemplazo de Pedro en el interior diestro como en su juventud y Germán Sánchez todavía no ha podido recobrar sensaciones ante la resistencia espartana de sus dos colegas. Menosse tiene difícil volver a una citación si no hay accidentes de por medio.

Al papel del cuarteto de guardia, con el lógico auxilio de los que se plantan delante en otras demarcaciones, se añade la labor de Javi Varas bajo palos. Pese a no ser ningún bigardo es capaz de atrapar cada pelota que planea por el cielo, peligrosos cuando vienen cruzados. Ante el otro conjunto de Segunda que le tentó este verano, estiró bien los brazos, aunque no tuvo que firmar las paradas de su homólogo Sergio Herrera. El Granada le exigió mucho más.

Chico Flores es tan activo en redes sociales que busca adrede cualquier tuit que le aluda tras los partidos, para dar un 'me gusta' si le agrada la reflexión del que escribe. Pocas críticas negativas puede encontrar pues está impresionando por su rápida adaptación y su porte rocoso. Los rojiblancos tenían que encajar menos para aspirar a más. Siguen siendo el noveno en este sentido en la categoría con 13 dianas, igualados con el Rayo, pero esto va mejorando con un Chico que ha dado madurez y ha puesto un candado.

Fotos

Vídeos