GRANADA CF

Chaparrón en la 'casa' de Adams

Antonio Puertas encara a un adversario desde la banda derecha durante el partido en The Den. / CESAR GUISADO

El equipo cosecha su primera derrota en un partido en el que evidencia cansancio ante un rival que arranca el próximo fin de semana, en el que estuvo el dirigente inglés en el palco

CÉSAR GUISADOLONDRES

Con el quinto partido de preparación llegó la derrota. El Millwall inglés goleó ayer a un Granada cargado de bajas -las de Adrián Ramos y Rubén Sánchez, ambos en España, y la de Foulquier por molestias musculares- y sobre todo el hecho de que tres de sus futbolistas más dinámicos y jóvenes -Hongla, Machís y Peña- no tuvieran visado para viajar a Inglaterra.

3 Millwall

0 Granada CF

Incidencias
Último encuentro de la gira internacional del Granada, disputado en el estadio The Den, ante unos 2.500 espectadores. Se desplazaron algunos aficionados del Granada. Entre ellos, la peña rojiblanca de Irlanda.

Le pesaron demasiado las botas a los nazaríes después de once días de gira. Con Tony Adams como testigo en el palco -que fue quien formalizó este amistoso en su día-, el Granada encajó tres goles de un equipo que comienza la Championship la semana que viene y que se demostró más rodado y con más ganas. El Millwall ganó en todos los aspectos. Fue más físico, más vertical y elaboró las jugadas con más orden que su rival.

José Luis Oltra dispuso un dibujo en el que formaron Rui en portería; carriles para Díaz y Álex Martínez y centro de la defensa con Menosse y Saunier; apoyados en el centro del campo por la pareja Krhin-Baena, los extremos fueron para Montoro e Iriondo mientras que Puertas se desempeñó de enganche y Joselu como hombre en punta.

La primera y a la postre única ocasión para el conjunto rojiblanco en el primer tiempo tuvo lugar en el minuto 40 y llegó a balón parado. Víctor Díaz marcó jugada ensayada desde la esquina derecha y Baena conectó un disparo a la base del primer palo que obligó a la estirada de Archer.

Fue durante los mejores minutos de un Granada que sólo despertó cuando iba a remolque en el marcador. El Millwall se adelantó en el 28 mediante un lanzamiento de falta directa bien ejecutado por Wallace, sin que Rui Silva llegara a despejar pese la estirada. Antes, los londinenses habían inquietado tímidamente con tres aproximaciones sin demasiado peligro aunque sí sirvió para despertar a un público que jaleó en cada una.

Fueron los últimos diez minutos del primer tiempo los mejores del Granada. Se mostró más vertical y cuando el juego exigió más táctica que físico se gustó más, aunque no fue suficiente. Tras el paso por los vestuarios el Granada no supo como desatascar su juego. Volvió a cometer los mismos errores que en los dos primeros encuentros de esta gira y a dejar demasiados espacios en el centro del campo, facilitando la construcción ajena. A cambio recibió sendos goles en dos minutos para la desesperación. En el 52 la zaga se olvidó de Williams, dejándolo armar un disparo que se cuela, y en el 54 es O'Brien quien remata un centro que llega desde la derecha.

Con su entrenador disgustado en la banda, el Granada dispuso cambio de caras para intentar paliar el vendaval enemigo. Entraron Germán, Alberto Martín, Charlie Dean, Pedro y Quini por Menosse, Baena, Saunier, Montoro y Víctor Díaz, aunque no fueron capaces de mejorar el trabajo de sus compañeros. El Granada continuó desorientado sobre el césped. Desdibujado ante un equipo que se impuso por físico, olvidándose de jugar a través del centro del campo para aguijonear desde los flancos a un conjunto desfondado.

Sobrecarga

Concluye así una gira europea en la que el equipo fue de menos a más hasta aterrizar en Inglaterra para disputar un partido que posiblemente no se debió haber jugado, aunque servirá para que los técnicos calibren cuál es el tope de la gasolina.

El Granada llegó a Holanda con sólo once sesiones de trabajo y jugó su primer encuentro ante el Almere City de la Segunda neerlandesa descubriéndose como un conjunto desajustado en todas las líneas, aunque con buena capacidad para el gol. A partir de aquí la evolución ha sido notoria, pese al descalabro de ayer. Aterrizó esta madrugada en Málaga un equipo que sabe a qué tiene que jugar y que además ha hecho piña. Doce días agotadores. Por eso Oltra da descanso hasta el martes, cuando volverán los entrenos en su Ciudad Deportiva.

Fotos

Vídeos