Granada CF

Una cesión que acaba en fiasco

Una cesión que acaba en fiasco
Expediente 2016/17

Alberto Bueno no fue el jugador que brilló durante su etapa en el Rayo Vallecano. El delantero madrileño llegó de la mano de Paco Jémez, pero no llegó a cuajar en ningún momento y con el cambio de sistema de juego de Lucas Alcaraz fue uno de los sacrificados

JULIO PIÑERO

Desde que Paco Jémez fichó como entrenador del Granada a principios del pasado verano, ya comenzó a sonar el nombre de Alberto Bueno como una de las posibles incorporaciones. Con el técnico cordobés realizó su mejor temporada años atrás y estaba llamado a estar en el mercado tras su escasa participación en el Oporto, que le iba a hacer salir al mercado para poner fin a su inactividad. En principio dejó pasar el tiempo, a la espera de conocer las posibilidades que podía tener de cambiar de aires, si finalmente no iban a contar con él en el conjunto luso.

La entidad rojiblanca no lo perdió de vista durante toda la pretemporada, a la espera de que finalmente se decidiera a incorporarse en calidad de cedido, porque se vio fuera del alcance económico la posibilidad de hacer frente a un traspaso. Su llegada estaba bendecida por Jémez, que confiaba en ese momento en sacarle todo el partido posible, como ya ocurrió durante los años que coincidieron en la entidad rayista.

Salió en el mercado de invierno con destino al Leganés y tampoco allí encontró protagonismo

Su debut se dio en el partido ante el Eibar de la tercera jornada. Entró al terreno de juego tras el descanso para sustituir a Tabanou con el marcador en contra, pues el equipo vasco se había adelantado en el tramo final de la primera parte. Al delantero madrileño se le notó falto de ritmo, aunque ofreció pinceladas de calidad con sus movimientos y algún que otro disparo a portería. Nunca se le vio poner una gran intensidad en sus acciones. Fue ya en el siguiente encuentro cuando Jémez optó por concederle la titularidad. Fue ante el Betis, al que logró hacerle su único gol como rojiblanco tras un buen disparo. Sin embargo, la expulsión de Rubén Vezo en el inicio de la segunda parte conllevó que tuviera que ser sacrificado para recomponer el equipo.

Continuó de inicio en los siguientes partidos en los que estuvo el preparador cordobés, el valedor de su incorporación. También se mantuvo entre los elegidos en el debut de Lucas Alcaraz en el banquillo, pero tras el partido con el Atlético de Madrid cambió todo para él. Ya no volvió más a ser titular, salvo en los dos encuentros de Copa del Rey frente al Osasuna, que sí los disputó al completo y hasta dio un buen nivel en el compromiso de ida.

El cambio de sistema de juego que adoptó el entrenador granadino para intentar arreglar la debilidad defensiva pasó factura a Alberto Bueno. En esa nueva disposición táctica no hubo espacio para un mediapunta y eso significó que ya empezara a quedarse fuera del equipo. Ese esquema para jugar se prolongó y sus apariciones se limitaron a tener algunos minutos entrando desde el banquillo durante las segundas partes.

Su representante ya se había movido para analizar las posibilidades que ofrecía el mercado de invierno. El Leganés se mostró muy interesado y eso provocó que el Granada optara por cancelar su cesión con el Oporto. Esta vez Piru sí estuvo más avispado que en el verano y estableció una cláusula para impedir su participación en el encuentro que debía enfrentar al equipo rojiblanco en la segunda vuelta frente a uno de sus rivales directos en la pugna por la permanencia.

Mala temporada

Alberto Bueno fue titular en los dos primeros partidos con el equipo pepinero, pero tardó poco en perder protagonismo. El Leganés perdió esos dos encuentros y fue uno de los sacrificados en su esquema de juego. Solo estuvo de inicio después ante el Valencia y el resto de intervenciones las tuvo al formar parte de las sustituciones durante las segundas partes. Su papel fue discreto y no parece que se vaya a pedir de nuevo su cesión por parte del equipo madrileño. Va a regresar al Oporto, con el que mantiene contrato hasta 2020. Ha tenido una mala temporada y habrá que ver ahora dónde juega esta próxima temporada. Esa escasa participación provoca que en parte se haya devaluado.

Fotos

Vídeos