GRANADA CF

La buena fortuna de Valladolid

Dos de las últimas visitas a Zorrilla se saldaron con victoria, en la temporada de transición en Segunda (2-3) y en la última jornada de la temporada 2013/14, que supuso la permanencia en Primera división

CAMILO ÁLVAREZGRANADA

Viajar a Valladolid es devolver a la memoria del granadinisno uno de los episodios más gratificantes de su historia reciente. La última visita al estadio José Zorrilla se saldó con una victoria por 0-1 que significó la permanencia en Primera en la temporada 2013/14. Aquel año, con Lucas Alcaraz en el banquillo rojiblanco, las cosas se fueron torciendo para el Granada después de haber completado los dos primeros tercios del campeonato con bastante desahogo en la clasificación. La victoria frente al Barcelona en la jornada 33 relajó en exceso a los rojiblancos, que perdieron tres partidos y empataron uno antes de enfrentarse a la última jornada con posibilidades de descenso.

El Valladolid se encontraba en esa agónica pelea pero con un porcentaje de éxito muy inferior, supeditado a múltiples carambolas que no se producirían. Por eso y porque el Granada estaba convencido de que no era su momento de perder la categoría, el partido tuvo menos dramatismo del que se esperaba en la jornada previa. Los 500 aficionados que se desplazaron a la capital castellanoleonesa pusieron más espectáculo en su esquina de la grada visitante que los 22 futbolistas en el campo. Un gol de Mitrovic en propia meta sirvió para celebrar la consecución de un objetivo que se había complicado inexplicablemente.

Un año antes, esta vez en Los Cármenes, también el Valladolid había aparecido como invitado en el punto de inflexión de la temporada. Con Alcaraz ya en el banquillo -aquella temporada sustituyó a Anquela en mitad del curso- fue frente al conjunto pucelano cuando se frenó una racha negativa de tres derrotas consecutivas -y ocho jornadas sin ganar-. Aquel empate a uno precedió a cuatro victorias, un empate y tan solo una derrota en las últimas seis jornadas de Liga para cerrar la salvación más placentera de cuantas ha sumado en sus seis temporadas consecutivas en Primera división.

En Segunda tampoco le fue nada mal al Granada jugar en Valladolid (febrero de 2011). Venció por 2-3 en un encuentro muy entretenido que pudo ganar cualquiera pero que se decantó del lado visitante gracias a un gol de Abel Gómez a siete minutos de que se cumpliera el tiempo reglamentario. Le sirvió, de paso, para igualar el average particular, ya que el conjunto violeta había vencido en Los Cármenes en la segunda jornada de liga (0-1) aprovechando las dudas de las primeras semanas de competición de un recién ascendido. Aquel Granada de Fabri que ganó en Pucela llegaba lanzado a la cita castellana después de ganar a todopoderoso Betis en casa (3-0). Cerró su gran racha de tres triunfos consecutivos una semana después ante el Albacete. En total, el Granada acumuló una racha de ocho encuentros sin perder (5 victorias), un impulso definitivo para confirmarse como candidato al ascenso.

Dos manchas pucelanas

Si la historia reciente de los enfrentamientos entre los dos equipos que este sábado se vuelven a encontrar en Zorrilla (16 horas) favorece claramente a los rojiblancos, en el acumulado histórico en tierras castellanas los números juegan a favor de los locales. De las 14 visitas divididas entre Primera y Segunda división, sólo en dos ha ganado el Granada, precisamente estas dos últimas. Un par de empates y diez derrotas dejan claro que no es un terreno especialmente propicio. De aquellos duelos que comenzaron a registrarse en 1948 a la actual campaña han cambiado mucho las cosas en ambos clubes.

Actualmente los dos, clubes con muchos años en la élite (42 el Valladolid y 23 el Granada), son claros aspirantes al ascenso. Ninguno ha encontrado cierta regularidad en las cuatro jornadas que se han disputado hasta le fecha. Los de Luis César perdieron en su casa en el estreno liguero frente al Barcelona B, pero remontaron tras vencer al Sevilla Atlético a domicilio y al Tenerife, que llegaba invicto, en Zorrilla. La pasada semana vivió el partido más loco al empatar el derbi frente a la Cultural Leonesa a cuatro. Los de José Luis Oltra todavía no saben ganar, pero tampoco perder. Cuatro empates con tintes muy distintos. Ha ido mostrando una progresión que debería no estancarse en Valladolid, pese a la dificultad del rival.

El Granada se enfrenta al equipo más goleador de la categoría hasta la fecha. Eso supone un problema porque los rojiblancos están teniendo problemas defensivos. Ya han encajado cinco goles en Liga, más los tres que le metió el Zaragoza en la Copa del Rey. La baja de Germán en el centro de la zaga se está notando demasiado pero el equipo, en su conjunto, va puliendo defectos. Le falta acabar con algunos despistes puntuales que le están costando puntos. De lo que no queda duda es de que será un partido atractivo entre dos clubes que buscan un mismo y ambicioso objetivo.

Fotos

Vídeos