La resaca

Sin brújula

Ángel Montoro. /GARNATA
Ángel Montoro. / GARNATA

La baja por sanción de Montoro es un serio percance para el Granada, en el que se espera la recuperación de Baena

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELASGRANADA

1. Sobrevivir sin su brújula será el desafío del Granada en el Reino de León, el estadio de la Cultural y Deportiva. La expulsión de Ángel Montoro ante el Sevilla Atlético supondrá una baja de consideración en el centro del campo rojiblanco, esquilmado de la imaginación y guía que proporciona el valenciano. La preocupación es lógica porque su ausencia puede herniar la columna vertebral nazarí y, además, carece de un sustituto de similares características. Otros pueden cubrir el hueco, pero bajo facultades propias. Se trata de una de las deficiencias en la confección de la plantilla, que se han empezado a acusar con la competición en liza.

2. La importancia de Montoro está acreditada desde los primeros partidos y, como el propio equipo, ha ido mejorando conforme la conjunción colectiva se ha asentado. De alguna manera, él le ha tomado el pulso a los acontecimientos. Se contagió de las dudas tempranas e indujo su resolución paulatina.

3. Sufría en aquellos compases dispersos, la serie de empates seguidos, en los que la escuadra se estiraba en demasía, todavía no se intuía el movimiento del que se tenía al lado y se tocaba poco por raso. Desde que el Granada se empezó a juntar mejor, añadió un mediapunta casi siempre y aumentó la fluidez en los pases, Montoro se erigió en capitán general. Una labor no siempre perceptible pero decisiva en la mejoría.

4. Desde el arranque, se ha perdido dos encuentros. En ninguno ganó el Granada. Hay un tercero previo en el que salió de inicio pero se lesionó pasada la media hora. Fue ante el Barcelona B, cuando todavía reinaba el 0-0 en el marcador. Acabó 2-2. El diagnóstico fue una contractura en el isquiotibial de la pierna izquierda. Quedó pendiente de evolución y aunque viajó hasta Tenerife con los demás, para la siguiente jornada, al final se quedó en la grada, reservado, pues sus sensaciones no fueron positivas al probarse. Se calcó el resultado previo, otro 2-2.

5. Volvió ante el Valladolid, en la primera derrota del curso, la que enterró el sistema 4-4-2, al menos en los comienzos de los choques. Con el Córdoba apareció Sergio Peña en el enganche, sucedido citas después por Javier Espinosa, cuando el peruano empezó su periplo con la selección, hasta lesionarse, lo que ha dejado al de Talavera con el testigo. El doble pivote del equipo se transformó en triángulo y Montoro se convirtió en el vértice clave para alternar el ritmo y la pausa. José Luis Oltra comprende tanto su importancia que en algunos duelos que ha visto encarados, le ha quitado para darle algún reposo y no sobrecargar sus piernas más de la cuenta. Le ‘rotó’ ante el Nástic y el Granada sucumbió, añorando su presencia en la medular.

6. Su lugarteniente habitual había sido Raúl Baena hasta Soria. Allí el malagueño sufrió una rotura en el sóleo que le ha apartado de la competición hasta la fecha. Sus impresiones positivas en el entrenamiento de ayer albergan la esperanza de que pueda estar este domingo con los demás. Acompañaría al que ha sido su sustituto desde el encuentro ante el Numancia, el extremeño Alberto Martín, rescatando el dúo que empleó Oltra en Tenerife. Una pareja donde prevalece la contención sobre la arquitectura, que se puede ver afectada por la falta de ritmo de Baena tras casi un mes fuera.

7. La alternativa es Pierre Kunde, que este domingo acabó en la posición de Montoro cuando este bajó un peldaño durante la intentona de remontada ante el filial hispalense. Oltra lleva varios partidos intentando pulir al camerunés para que acabe siendo su sustituto más fiable, aunque su naturaleza impetuosa no actúa siempre a su favor. Es un proyecto interesante que dota de garra cuando está presente pero ha de aprender a administrar los tiempos para emular adecuadamente a Montoro, que siempre tiene el mapa en la cabeza.

8. Sergio Peña también conoció la demarcación en su etapa en el filial pero el peruano sigue enfrascado en la cruzada por clasificar a Perú para el Mundial de Rusia 2018 y es inviable que retorne en el plazo que le permita ingresar en la próxima convocatoria de su equipo. Juega a las 2,15 horas de la madrugada del jueves, por lo que parece raro que aparezca antes del propio domingo en Granada. Tampoco es descartable que disfrute de los fastos de una hipotética celebración, así que lo normal es que al peruano no se le vea el pelo hasta la semana siguiente, que acaba con el duelo en Los Cármenes ante el Huesca.

9. Quedarían muy pocas soluciones al margen. Que Espinosa bajara en un momento dado al círculo central –remotísimo–, que un zaguero adelantara su posición en el terreno –bien Chico o Saunier, lo que rompería una pareja que habitualmente funciona–, o bien que Hongla saliera del ostracismo, aparcado por su negativa a salir de la entidad en verano, sin minutos con el primer equipo ni con el filial, cuya marcha parece irremediable en invierno.

10. Del restablecimiento pleno de Baena y la fineza de otros depende que el roto no se escrute con facilidad por parte de una Cultural Leonesa que, precisamente, sabe controlar bien la pelota, practicando un fútbol de dominio. Ese que define el estilo de Montoro, que espera el castigo del comité. Serán dos encuentros como poco sin la brújula. Veremos si alguno más.

Fotos

Vídeos