GRANADA CF

El avión no es prioritario para los equipos de Segunda

Los jugadores del Granada llegan a su ciudad deportiva en el autobús tras un viaje de pretemporada el año pasado. / PEPE VILLOSLADA/GCF

La reducción de presupuesto lleva a casi todos a prescindir de la vía aérea, salvo en largos viajes, que hasta se combinan con el tren y el autobús

JULIO PIÑEROGRANADA

La caída a Segunda ha originado un cambio en los planes de viaje del Granada para afrontar los partidos que le toca jugar fuera de casa. Ha llamado la atención a los aficionados en estas primeras jornadas que se haya abandonado el avión y los vuelos privados, algo habitual en estos últimos años en Primera. Impera ahora el desplazamiento en autobús, lo que supone más horas de viaje para los expedicionarios. La disminución del presupuesto es la causa principal que ha desembocado en esta modificación para cubrir los desplazamientos.

El equipo rojiblanco se acostumbró en estos seis últimos años a todas las comodidades que ofrece la vía aérea, pero lo habitual en la categoría de plata para casi la mayoría de los clubes es utilizar el autobús en la medida de lo posible, salvo que la distancia sea considerable en kilómetros, lo que conlleva que se pueda utilizar el avión y el tren. Se recurre a combinaciones mixtas que pueden traer usar hasta los tres medios de transporte para llegar al destino. Con el descenso se pierde el privilegio de hacerlo todo en avión.

El Tenerife debe utilizar el avión para llegar a la península y el Barcelona B apenas usa la carretera.
Esta semana el Osasuna juega dos partidos y recorrerá
2500 kilómetros entre avión, tren y autobús.

Para el Granada las dificultades se incrementan al no haber tren para salir directamente desde la ciudad. Hay que ir en autobús a Antequera, localidad situada a casi 100 kilómetros para aprovechar la comunicación que ofrece el AVE. Es lo que hizo cuando le tocó jugar en Zaragoza en la Copa del Rey, no así en la competición liguera, donde lo hizo por carretera. En función de los desplazamientos que tenga que realizar durante la temporada deberá buscar las mejores combinaciones y acudirá a una línea regular de avión cuando tenga que ir al norte. Pero en ningún caso serán vuelos charter y directos, como ocurría en los tiempos de Primera.

El único equipo que hace uso de los vuelos privados es el Barcelona B. Aprovecha la infraestructura con la que cuenta la entidad azulgrana para desplazarse en avión siempre que sea necesario y no exista otro medio de transporte rápido y cómodo. Cuando le correspondió viajar a Granada lo hizo por la mañana el mismo día del partido. En una hora y media aproximadamente pudo cubrir ese trayecto. Sin embargo, no siempre utiliza el avión. Para viajar a Valladolid en la primera jornada y a Alcorcón en la quinta, empleó el AVE como fórmula para llegar al destino. En este último caso lo hizo hasta Madrid y desde ahí un corto desplazamiento en autobús. El filial azulgrana es el que menos uso hace de la carretera.

Utilizar en mayor o menor medida el autobús va en función también de la ubicación en el mapa de cada uno de los veintidós equipos que componen la categoría y de las infraestructuras de transporte para llegar a la ciudad de destino. Esas pautas son las que marcarán después el plan de viaje, en el que a ser posible la prioridad será el autobús, dejando el tren y el avión para determinados desplazamientos que resulten lejanos en kilómetros.

Los dos equipos que han acompañado al Granada en el descenso han cambiado igualmente sus planes de viaje. El Sporting de Gijón iba siempre en avión a Madrid y ahora ya no lo hace. Para cubrir el desplazamiento a Alcorcón de la primera jornada lo hizo en autobús. La vía aérea la deja solo para cuando tenga que enfrentarse a los equipos de Andalucía y Cataluña. Por su parte, el Osasuna también hará algo similar. Para jugar la eliminatoria de Copa del Rey de esta semana en Cádiz se desplazó en avión hasta Madrid, desde allí la expedición cogió el AVE hasta Sevilla, y por último la carretera hasta la Tacita de Plata. Para jugar en Reus este sábado no regresará a Pamplona. Se irá el viernes en el AVE desde Sevilla a Tarragona, y desde ahí en autocar hasta Reus.

Están los que abordan desplazamientos combinados y los realizan más cómodos en la ida para llegar con más descanso al partido. Es lo que hizo el Almería para ir a Pamplona a jugar con el Osasuna. Fue en avión regular hasta Madrid y desde ahí otro vuelo a Pamplona. Pero la vuelta la cubrió entera en autobús. Cuando le tocó jugar con el Numancia fue en avión hasta Madrid y desde ahí por carretera a Soria.

Mayores distancias

Son los que se encuentran situados en el norte y en el sur los que cubren mayores distancias. Están en esa situación además del Granada, el Cádiz, Almería, Córdoba, Sevilla Atlético, Lorca, Osasuna, Oviedo, Sporting, Cultural Leonesa, Lugo y Huesca. Para cubrir los viajes deben buscar las mejores fórmulas para que los desplazamientos lejanos sean llevaderos. El Oviedo para jugar en Almería viajó en avión hasta Málaga y el resto lo hizo por carretera. El Cádiz para ir a Lugo lo hizo por vía aérea de Jerez a Madrid, y desde ahí otro vuelo a La Coruña.

Los conjuntos que se encuentren cercanos al centro son los que menos acuden a los aeropuertos por su situación geográfica. Son los casos del Rayo Vallecano, Alcorcón y Valladolid. Tienen que recorrer menos kilómetros y recurren al autobús o al tren cuando la combinación lo permite. Es la ventaja que tienen respecto a los que se encuentran en el norte y en el sur. Es el Tenerife al que no le queda más remedio que emplear siempre el avión para llegar hasta la península.

Fotos

Vídeos