El rival

Una aspiración al alcance

Pierre Kunde progresa rodeado de futbolistas del Lugo en el partido disputado en la primera vuelta./RAMÓN L. PÉREZ
Pierre Kunde progresa rodeado de futbolistas del Lugo en el partido disputado en la primera vuelta. / RAMÓN L. PÉREZ

El Lugo, sin perder sus señas de club modesto, pretende disputar por primera vez en su historia la fase de ascenso

Julio Piñero
JULIO PIÑEROGRANADA

El Lugo cumple su sexta temporada en Segunda con un propósito más ambicioso. Sin perder sus señas de modestia, pretende dar un salto en sus aspiraciones y no se conforma ya con garantizar la permanencia en la categoría. Mira más arriba tras la buena campaña que realizó en la anterior, cuando logró el noveno puesto, el mejor de su historia, de la mano de Luis César Sampedro. Ahora tiene como objetivo mejorar esa posición, algo que parece a su alcance.

El pasado verano cambió a media plantilla para tratar de ofrecer una mejora en su rendimiento. La marcha de Sampedro en el banquillo la suplió con Francisco Rodríguez, un técnico joven pero con experiencia ya en Primera tras su paso por el Almería. La entidad gallega trató así de dar una continuidad a la idea anterior, al colocar al frente del equipo a un entrenador que apuesta por un juego más vistoso y de propuesta atacante.

La trayectoria del conjunto gallego ofrece vaivenes esta temporada. Firmó un mal comienzo, después cogió una buena dinámica que le llevó a los primeros puestos y de nuevo llegaron momentos de dudas con peores resultados. Estuvo muchas jornadas entre los seis primeros, aunque descendió posiciones cuando le vino el bajón en los resultados. Está muy cerca y su anhelo por jugar los ‘play off’ de ascenso sigue intacto a falta de catorce jornadas por disputarse.

Llama la atención que el Lugo es un equipo que apenas empata. Solo contabiliza seis igualadas en veintiocho partidos. En su estadio únicamente ante el Albacete y Reus ha registrado tablas. Como local se ha mostrado irregular. Ha ganado siete partidos y ha perdido cuatro. Le ha faltado estabilidad para haber asegurado más puntos. Pese a contar con una propuesta ofensiva, le cuesta ver puerta. Apenas sale a un gol por partido. La marcha de Joselu, que fue el máximo realizador en Segunda la pasada temporada, le dejó vacío.

El mercado de invierno lo aprovechó para apuntalar algunas posiciones que se veían debilitadas. Para buscar más gol se hizo con los servicios del delantero Chuli, cedido por el Getafe. También se sumaron Lemos (Celta), Jaime Romero (Córdoba) y José Carlos (Lorca). Los que salieron fueron Ignasi Miquel, traspasado al Málaga, y Guille Donoso, cedido a la Ponferradina. Esos cambios en la plantilla se hicieron con el propósito de pelear por acabar entre los seis primeros puestos y disputar así las eliminatorias de ascenso a Primera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos