GRANADA CF

Arranca la semana de 'tijeretazos' dentro de la plantilla y entre los empleados del club

El Granada trata de culminar las salidas de Atzili, Carcela o Krhin, mientras Monterrubio iniciará sus ajustes

RAFAEL LAMELAS

La semana pasada fue la de las primeras altas oficializadas -Joselu, Javi Varas y Puertas- y esta que empieza hoy ha de encaminar las bajas de algunos de los pocos efectivos que quedan en plantilla. Para conocer realmente las posibilidades financieras del Granada, el director deportivo, Manolo Salvador, ha de liberar espacio con la salida de efectivos que o bien tienen sueldos inasumibles en Segunda o se les puede sacar un traspaso.

Nadie es intransferible. De hecho, hay un pronunciamiento más claro a favor de la continuidad de alguien que estuvo cedido, Rubén Pérez, que de cualquiera de los demás. El astigitano sigue empeñado en quedarse en Primera, pero se topa con su contrato. Si se va por menos de 1,5 millones, la cantidad irá a las arcas del Atlético de Madrid, club que fue propietario de sus derechos. Aunque hay medios que difundieron una oferta de 1,3 por parte del Levante y otra de 1,1 del Leganés, donde actuó en préstamo, a las oficinas no ha llegado nada claro.

En la rampa está Carcela, con su cláusula de 2,5 millones tras el descenso, la cantidad que pagaron los nazaríes por el 75% de sus derechos. Con su sueldo de 1,4 'kilos', ha de encontrar acomodo en España -ha sonado para el Betis y el Dépor, pero sin solidez- o fuera -AEK de Atenas-. Mismo camino ha de llevar Krhin, cuyo precio es de 1,5, con un salario de 1,3, justo el precio que abonaron en su día al Inter de Milán. Parece ultimada hace días, aunque no concretada, la marcha de Atzili al Maccabi Tel Aviv, que se lo quedaría por cerca de un millón, recuperando la inversión con él. La puerta tampoco está cerrada para Saunier o Ingason, aunque en principio se asumiría su continuidad si no quedara remedio. De los que interesan, parece que Samu Sáiz, como se preveía, acabará recalando en el Eibar.

Movimientos habrá en estos días en las oficinas también. Los 'tijeretazos' del director general, Antonio Fernández Monterrubio, comenzarán a aplicarse. Habrá ofrecimientos de bajadas de sueldo y despidos.

Fotos

Vídeos