Granada CF

La ampliación de la 'casa', por empezar

Descampado limítrofe a la instalación actual donde se levantará gran parte de las mejoras previstas en la segunda fase de la ciudad deportiva.
Descampado limítrofe a la instalación actual donde se levantará gran parte de las mejoras previstas en la segunda fase de la ciudad deportiva. / FERMÍN RODRÍGUEZ

La nueva fase de la ciudad deportiva del Granada acumula retrasos de meses sobre lo previsto | El club presentó la semana pasada en Urbanismo los papeles para solicitar la prórroga de la licencia de obra para arrancar cuanto antes

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELAS

«El deseo es salvarnos con tranquilidad; el sueño, aspirar con el tiempo a Europa». Nunca podía imaginar John Jiang que aquellas declaraciones públicas, hechas al calor de su presentación oficial como dueño del Granada, el 15 de julio del año pasado, se le iban a volver tan en contra de cara a la credibilidad de su proyecto ante la afición. Aquel «tiempo» se convirtió en «tres años» en otra conversación con los medios, sin abandonar nunca la esfera del anhelo, no de la promesa. A ello se agarraron algunos para desacreditarle cuando el equipo entró en barrena hasta bajar.

Lo que sí garantizó Jiang con firmeza unos meses después, en diciembre, en una presentación fastuosa en olor de multitudes -con agentes institucionales como el alcalde, Paco Cuenca- es que una de las líneas maestras de su travesía como presidente, pasara lo que pasara, sería la ampliación de la ciudad deportiva del equipo, hasta convertirse en la verdadera casa de la cantera nazarí. Se hizo el acto simbólico de poner la primera piedra y se dieron detalles de la mejora de la infraestructura. No se pagaría con recursos presupuestarios generados por el propio Granada, sino que nacería de una aportación personal del propietario, en torno a los cinco millones de euros, que convertiría luego en acciones. Gran parte de esta segunda fase, que incluía entre otras mejoras dos campos nuevos -uno de ellos erigido en el estadio para el filial-, un edificio para el fútbol base más una residencia, estaba previsto que se finalizara en el horizonte de agosto. Hoy, todavía no ha empezado. Pero se hará, como aseguró Jiang.

La nueva fase acumula varios retrasos desde entonces, de diferente índole. Lo primero y principal que ha demorado el proceso fue la aparición de restos arqueológicos en la zona, un episodio que ya afectó en su día para posponer la inauguración de la instalación actual con respecto al calendario previsto, en época de Quique Pina al mando.

El grueso del proyecto debía estar en agosto según el plan inicial que fue presentado

El trabajo de excavación ha estado dirigido por el arqueólogo Rafael Turatti, director técnico de la empresa Trívium, ayudado por varias personas. Allí fueron descubriendo restos de distintas épocas de la Historia. Desde tres cadáveres en una fosa común de época medieval, a vasijas, utensilios, puntas de flechas o restos de animales, algunos muy antiguos. El desenterramiento arrancó allá por febrero. La anterior dirección aventuró que en abril se pondrían ya las máquinas a trabajar, tras recibir la certificación de la concejalía de Cultura sobre el valor de la zona. Sin embargo, los técnicos han estado examinando hasta finales de julio. Podían haber estado, según miembros del equipo, hasta un año más, pero se detuvieron.

Los restos aún no han sido retirados, pero parece que esto ya se hará con la mayor brevedad. El cambio en la dirección de la entidad, con la llegada de Antonio Fernández Monterrubio, provocó que el nuevo ejecutivo quisiera estar al tanto de la naturaleza del proyecto por parte del director de infraestructuras del club, Ángel González Segura. Al alcanzar el mes de septiembre el asunto ha empezado a adquirir ritmo y la semana pasada solicitaron a la concejalía de Urbanismo la prórroga de la licencia de obra original con el fin de ponerse con ello de inmediato.

Los diferentes trabajos arqueológicos en la zona demoraron hasta julio la posibilidad de comenzar

A la espera de que se apruebe todo en el Consistorio, hay indicios que delatan que la idea desde la cúpula rojiblanca es que en unos meses esté habilitado parte de lo previsto. Por ejemplo, el estadio que albergará al Granada B, que contará con una grada de unas 2.000 personas y servicio de restauración, según detallaron en la exposición original. La RFEF recibió un comunicado del Granada en la que se informaba de que las instalaciones de juego para el filial serían, durante la primera vuelta, el estadio de Los Cármenes y, como en esta semana, la Ciudad Deportiva Diputación, en Armilla. Sin embargo, se advirtió del posible traslado a su propia ciudad deportiva de cara a la segunda vuelta, señal que invita a pensar que la construcción irá a buen ritmo. La expectativa más optimista considera que la semana que viene podría haber novedades. Es lo que comunica oficialmente el Granada, sin ahondar de momento en mayores detalles.

Restos por retirar

Hoy, el descampado sigue ahí, con los restos arqueológicos por retirar y una zona ya aplanada por una maquina que intervino antes del comienzo de agosto. Ayer por la mañana, unos trabajadores revisaban la zona, aunque todo queda pendiente del permiso municipal.

La Ciudad Deportiva del Granada cuenta originariamente con cuatro campos de fútbol de césped natural. Los dos nuevos serían de artificial, con vestuarios para jugadores y árbitros y cuarto de almacenaje. Además, en la previsión estaba convertir uno de los espacios actuales en mixto, con césped natural y artificial en simultáneo, poniéndose de ejemplo El Molinón, el estadio del Sporting de Gijón, cuyo terreno es así. La residencia, por su parte, no será de uso exclusivo para los futbolistas de la cantera que vengan de fuera de Granada. En el planteamiento estaba su utilización por parte del primer equipo y el 'B' para concentraciones. Contaría con 41 habitaciones para ello. Era la construcción que se retrasaba más sobre el papel original, hasta enero de 2018. Habrá que ver cómo será ante la situación actual aunque todo lo que se pretendía sigue vigente. El otro edificio incluido tendría una orientación hacia el fútbol base, con oficinas, cafetería, salas médicas, de prensa, fisioterapia y usos múltiples, similares a la del actual bloque.

El proyecto añadía aumentar las plazas de aparcamiento y la urbanización de los espacios restantes de esta parcela, de 75.000 metros cuadrados, que el Ayuntamiento de Granada le cedió al equipo por 75 años. Esto agregaba, como compromiso, el asfaltado de la calle Diego de Arana, adyacente al lugar, aparte de otras mejoras.

Fotos

Vídeos