Granada CF

Adrián Ramos se perderá entre cinco y siete partidos por una rotura fibrilar

Ramos cae al suelo. / Ramón L. Pérez

El colombiano se sometió ayer a unas pruebas que determinaron el alcance de la lesión que se produjo en el partido ante el Córdoba

Camilo Álvarez
CAMILO ÁLVAREZ

Tras el partido frente al Córdoba José Luis Oltra ya dejó entrever que la lesión de Adrián Ramos podía ser algo serio. Este lunes el futbolista colombiano fue sometido a unas pruebas que determinaron que sufre una rotura fibrilar en el recto anterior del cuádriceps de la pierna izquierda. Eso significa que estará de baja «entre cuatro y seis semanas», según el parte médico facilitado por el club.

Eso significa que Ramos no estará recuperado al menos hasta finales del mes de octubre. Por el camino se perderá, como mínimo, cinco partidos. Para empezar, no estará el próximo domingo en Alcorcón. Tampoco para recibir en Los Cármenes al Lugo el domingo 8 de octubre (20 horas). Ni en la jornada intersemanal que el conjunto rojiblanco tendrá que disputar el miércoles 11 de octubre en Tarragona ante el Nástic (20 horas). Los dos últimos encuentros para los que, en principio, no se le espera, son los que el Granada jugará el sábado 14 (seis de la tarde) y en Soria con el Numancia, el fin de semana del 21 y 22 de octubre (sin confirmar horario).

Si los peores pronósticos se cumplen y la baja de Adrián Ramos se extiende hasta las seis semanas de las que habla el parte, el colombiano tampoco estaría contra el Lorca en casa y frente al Osasuna como visitante.

Un debate menos

A buen seguro Oltra estará contrariado con la noticia. El jugador, que está siendo criticado por parte de un sector de la afición por su, dicen, bajo rendimiento hasta le fecha, fue el delantero elegido por el técnico valenciano para jugar ante el Córdoba en detrimento de Joselu. La apuesta por un solo punta empujaba a uno de los dos al banquillo y el onubense fue el elegido.

Al cafetero no le salieron las cosas. Estuvo poco activo con el balón en los pies -sí fue un incordio para la defensa sin él-, falló un penalti que él mismo había provocado y acabó lesionado. Por contra, Joselu entró como revulsivo, ovacionado por la grada como un héroe, y acabó marcando. Se quitó otro peso de encima porque logró su primer gol en jugada -el otro tanto marcado fue de penalti- y además notó de nuevo el cariño de una hinchada a la que se ha ganado en muy poco tiempo gracias a su entrega constante en cada partido.

En principio al de Cartaya se le allana el camino para ser titular en el próximo mes de competición sin Ramos y como único referente arriba, como hasta ahora estaba acostumbrado a jugar. El equipo cambiará su forma de atacar porque uno y otro delantero presentan características muy distintas. Mientras que Ramos es un futbolista asistente, que organiza más que remata, Joselu es un ariete clásico con más olfato pero menos recursos. Dos perfiles dispares a los que sus compañeros deben adaptarse para que el Granada siga ganando.

Fotos

Vídeos