GRANADA CF

Adrián Ramos, entre la máxima exigencia y los mimos

Adrián Ramos./ALFREDO AGUILAR
Adrián Ramos. / ALFREDO AGUILAR

En la jornada de ayer el plan de trabajo del atacante cafetero fue diferente al de casi todos sus compañeros

Antonio Navarro
ANTONIO NAVARRO

Los números acumulados por Adrián Ramos en la primera vuelta del campeonato están muy por debajo de lo esperado y en el Granada ya han empezado a tomar medidas para que el colombiano, que aún no ha marcado esta temporada, pueda aportar más cosas al equipo durante la segunda vuelta de la competición, que arranca este próximo domingo en Albacete.

En la jornada de ayer el plan de trabajo del atacante cafetero fue diferente al de casi todos sus compañeros, pues se quedó realizando un trabajo extra sobre el césped a la conclusión del entrenamiento desarrollado por el conjunto rojiblanco. Sergio Peña, otro jugador del que se esperan grandes cosas pero que por el momento tampoco ha encontrado el camino hacia la meta, también se quedó sobre el césped junto a Ramos para practicar ejercicios de definición ante la meta contraria.

Tanto el delantero colombiano como el mediapunta peruano ensayaron los disparos desde media distancia y también los centros y remates desde el interior del área, quedando exhaustos a la finalización de los mismos debido a que el resto del entrenamiento también había sido bastante exigente. Ramos encontró la comprensión en cada fallo y el aplauso en cada uno de sus aciertos por parte de Emilio Isierte, segundo entrenador del equipo rojiblanco, con el que charló amistosamente cuando tuvo que enfilar el camino hacia los vestuarios, y del preparador José Alfonso Morcillo. Hacer que el jugador recupere su mejor forma es un reto importantes para el cuerpo técnico que sin duda facilitaría la consecución del objetivo marcado para esta temporada: el ascenso a Primera.

Además, la puesta a punto de Ramos también es un 'plan B' ante posibles eventualidades. Y es que en la jornada de ayer Joselu no entrenó con el grupo por sufrir una contractura en el isquiotibial de su pierna izquierda, quedando «pendiente de evolución».

Machís, aún aparte

La del onubense fue la baja más significativa en una sesión en la que tampoco estuvieron los lesionados Machís -que está llegando al tramo final de su recuperación-, Menosse y Montoro. El equipo comenzó con un test de resistencia en el que el que quien más minutos aguantó fue Iriondo. Baena y Chico Flores también demostraron estar en buena forma. Después, el grupo disputó un partidillo a medio campo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos