Mercado

Al acecho por si Tarín sale cedido

Al acecho por si Tarín sale cedido

El joven defensa recién fichado por el Leganés gusta en el Granada

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELASGRANADA

El Granada se está moviendo en el mercado en distintos niveles. Por un lado, con ofertas directas a jugadores que le interesan, como ha sido el caso de Álvaro Vadillo y será en breve con Rodri Ríos, en cuanto solucione la rescisión de su contrato con la Cultural Leonesa (su cláusula es de 70.000 euros, pero el club trata de arañar un poco respecto a esta cantidad). Por otro lado, el club rojiblanco aguarda a la salida como cedidos de varios jóvenes valores de equipos de Primera división. Así se encuentra con los jugadores del Sevilla Fede San Emeterio y Borja Lasso (algo más complicado). Ambos harán la pretemporada con el entrenador Pablo Machín para apurar sus opciones de estar con el primer equipo para luego resolver su futuro. En esta tesitura entra un nuevo nombre, Rodrigo Tarín, central de 21 años salido del filial del Barcelona y que ayer firmó un contrato por tres temporadas por el Leganés.

El conjunto pepinero considera esta una inversión de futuro y aunque su dirección quiere que el futbolista se ejercite en los primeros compases del verano con el conjunto, es probable que salga en préstamo para continuar su formación. En este escenario aparecería el Granada. Tarín gusta y en el club nazarí saben que no es sencillo encontrar zagueros que puedan dar el nivel. A las puertas de cerrar la salida de Saunier rumbo al Krylia Sovetov ruso, la no renovación de Chico Flores (oficializado en el Rubin Kazán) y con la intención de que Menosse tampoco esté en la plantilla, sólo Germán Sánchez tendría plaza sólida a día de hoy, más el canterano Pablo Vázquez, que hará la preparación estival también.

Esta posible operación, por ahora en su preámbulo, está desligada de la negociación del traspaso de Rubén Pérez, centrocampista rojiblanco que lleva dos años cedido en el Leganés, equipo que quiere adquirir ya sus derechos. La cuestión es que los primeros 1,5 millones de la venta corresponderían al Atlético de Madrid, que no se aviene a negociar un porcentaje menor, lo cual provoca que la posibilidad de beneficio del Granada, más allá de ahorrarse la ficha del astigitano, es escasa. Lo que no podrá ocurrir, en ningún caso, es que se vuelva a ir cedido, ya que Rubén Pérez acaba contrato al final de la temporada que viene y quedaría libre, sin posibilidad de ningún beneficio para los rojiblancos.

Por otra parte, el Granada tiene en sus planes a David Carmona, lateral desligado del Sevilla Atlético, que cuenta con numerosas ofertas de otros conjuntos de Segunda división. Los nazaríes, cuya tentativa es importante, llevan de la mano la ayuda de Diego Martínez, que le dirigió en el filial hispalense (como ocurre con San Emeterio y Lasso, este último también en Osasuna). Para que Carmona llegue primero tendrían que salir Quini o Víctor Díaz. Que abandonen el equipo ambos es más complicado, aunque no es descartable.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos